miércoles, 26 de febrero de 2014

Naranjas en almibar



Estamos en plena temporada de naranjas y tengo la suerte de tener una buena producción de ellas en el pueblo. Aunque la temporada  es bastante amplia y además tenemos naranjas todo el año en los supermercados, lo de hacer conservas se ha convertido en un vicio.
Cuando hice esta receta no sabía como iba a consumirlas, pero la verdad es que le he dado más usos de los que esperaba. Empecé regalando un bote a mi hermana, después las he usado para poner unas rodajas trituradas en la masa de un sencillo bizcocho de yogourt, que le dan un sabor a naranja super rico y lo hacen mas jugoso, troceadas en un pudin, como postre con una salsa de chocolate y sencillamente quedan preciosas en un bote adornando tu cocina, aunque en este caso no te duraran mucho.
He usado naranjas nave, o sea, de mesa, no naranjas de zumo, pues son mas firmes y duras y aguantan mejor la cocción, pero puedes hacerla con naranja de zumo.
Si os decidís a hacerla os recomiendo que lo hagáis cuando la campaña de naranja esté finalizando, así tendréis naranjas para vuestros postres, cuando ya no haya en el campo. Si quedan las rodajas bien cubiertas de almíbar os duraran de una temporada para otra en el frigorífico.


 


Ingredientes

-         8 naranjas pequeñas (yo he puesto naranja de mesa no de zumo).
-         Azúcar para rebozar.

Para el almíbar
-         200 gr de azúcar.
-         300 ml de agua.


Lavamos y secamos las naranjas.
Cortamos en rodajas de ½ cm las rebozamos en azúcar y colocamos en la bandeja del horno sobre papel de hornear. Las ponemos en el horno a temperatura suave (170 ºC) 25 minutos, no deben secarse.
Mientras hacemos el almíbar a punto de hilo flojo (dejando hervir el agua y el azúcar hasta que espese un poco, unos 15 minutos a fuego medio).
En un bote  limpio, seco y esterilizado, acomodamos las rodajas de naranja, de forma bonita y cubrimos con el almíbar. Movemos un poco el bote con cuidado, con giros a la derecha y a la izquierda para que el almíbar pase entre las rodajas.
Es importante que queden bien cubiertas de almíbar. Dependiendo del tamaño de vuestras naranjas y de los botes puede que necesitéis hacer más.


¡ Buen provecho !

jueves, 20 de febrero de 2014

Pipirrana de mamá



Esta pipirrana es una ensalada que se hacía en mi casa en invierno, con los tomates que se secaban en verano. El recuerdo que tengo de ella es que no me gustaba nada, pero como ha pasado con otras comidas, ahora me encanta. Yo la hago como la hacía mi madre, sin pimiento, pero la costumbre es ponerle también pimiento seco. Es una ensalada muy típica en al Alpujarra almeriense y granadina.
La cebolla la lleva cruda pero yo prefiero ponerla semicocida, me sienta mejor.
El bacalao lo puedes poner crudo, después de desalarlo un poco o también  asado, como lo ponía mi madre.
Por esta zona de España le llamamos orejones a los tomates secos, no a los albaricoques secos.



Ingredientes para 4 personas

-         8 orejones enteros de tomate (16 mitades) o algunos más si son pequeños.
-         1 cebolla mediana.
-         Un trozo de bacalao de 100 gr aprox.
-         2 huevos cocidos.
-         Aceitunas negras, mejor caseras.
-         Sal.
-         Aceite.



Ponemos a calentar aproximadamente ½ litro de agua, cuando esté hirviendo la echamos en un bol sobre los tomates secos y la cebolla partida en cuatro trozos. Dejamos reposar varias horas o incluso toda la noche.
Ponemos el bacalao a desalar, aunque no tiene que quedar demasiado desalado. Si lo vas a poner asado lo haces un ratito antes de preparar las verduras.
Escurrimos y pelamos los tomates, los troceamos junto con la cebolla, le podemos poner también un poco de cebolla cruda.
Escurrimos y secamos el bacalao, sacamos las migas y las ponemos sobre los orejones, añadimos las aceitunas negras, enteras si son de las caseras pequeñas y partidas si son grandes y sin hueso, los huevos cocidos troceados y  regamos  generosamente con aceite de oliva, probar de sal y si es necesario añadirle un poco.
Si decides ponerle también pimiento rojo seco, solo tienes que ponerlo en agua un ratito para hidratarlo y después trocearlo con los demás ingredientes.




¡ Buen provecho !

jueves, 13 de febrero de 2014

Bombones todo corazón



Con las perrerias que digo yo de San Valentín y aquí me tenéis, improvisando en el último momento, con una receta de corazones y precisamente para este día y es que nunca podemos decir “de esta agua no beberé”.
Pero os seré sincera yo no celebro este día, ni haré una comida o cena especial. Estos bombones los hice en Navidad y al no poder subirlos, he aprovechado para los que si quieren algo especial ese día y acabar vuestra cena con unos ricos bombones, “todo corazón”.
A la hora de hacer bombones vuestra imaginación y gusto los harán la mar de diferentes, los podemos rellenar con frutas escarchadas, nueces, avellanas, almendras o incluso trocitos de galleta. Hacer bombones es creativo y divertido.
Cuado hago bombones no tengo costumbre de poner mantequilla, pero si le pones una cucharada cuando fundas el chocolate, éste quedará un poco mas suave.
Las cantidades que indico son orientativas porque dependerá del tamaño de vuestros moldes.




Ingredientes

-         ½ tableta de chocolate nestlé postres (o chocolate negro 80%).
-         1 tableta de chocolate blanco nestlé postres.
-         ½ tableta de chocolate con leche.
-         2 o 3 cucharadas de cereales chocokrispis.
-         2 o 3 cucharadas de almendra crocanti.
-         2 cucharadas de almendras tostadas (pueden ser nueces o avellanas).
-         Almendras tostadas enteras, una por bombón.
-         Bolitas y fideos de chocolate para decorar.



Fundimos el chocolate con leche al baño de maría. Llenamos la mitad de los moldes y ponemos encima una almendra tostada entera. Mientras enfría un poco fundimos el chocolate negro, añadimos la almendra crocanti, mezclamos
y terminamos de llenar los moldes.
Hacemos lo mismo con el chocolate blanco, lo fundimos, añadimos los chocokrispis y las almendras tostadas y troceadas y llenamos los moldes.
Una vez se hayan enfriado los metemos en el frigo un par de horas.
Desmoldamos y decoramos a nuestro gusto, yo le rellené el hueco que tienen mis moldes con unas gotas de un chocolate diferente.
La decoración queda a vuestro gusto.




¡ Buen provecho !

viernes, 7 de febrero de 2014

Cocido



Este cocido o puchero que os presento hoy es muy parecido al que mi madre hacía en casa y no sé, si es típico de esta zona de Andalucía o solo de Almería.
Como le ha pasado a muchas comidas, esta ha sido una de las que ha sufrido el paso del tiempo y los nuevos hábitos nutricionales. Mi madre lógicamente no le ponía ternera porque en el pueblo no había y lo hacía con gallina o con cualquier otra ave (como perdiz o pichón) y usaba los huesos y el tocino de la matanza del cerdo. Yo suelo ponerle tocino pero muy poca cantidad.
La forma de comerse este cocido depende de la costumbre de cada casa, en mi caso, no separamos el caldo ni los garbanzos, nos lo comemos todo junto, aunque la carne la servimos en plato a parte porque todo no cabe en el plato, así cada uno coge la cantidad que quiere.
 


El cocido es un plato característico en casi todas las regiones de España, empleando en cada una de ellas ingredientes típicos de la zona o comarca, encontrándonos el cocido maragato, pote gallego, fabada asturiana, cocido madrileño, cocido andaluz, etc.
Yo hago el cocido como lo hacia mi madre, cambiando la verdura dependiendo de la temporada, lo podemos hacer con cardos, pencas de acelga, judías verdes y zanahorias.
Las costumbres nutricionales actuales, nos llevan a comer menos grasas, por lo que el cocido que yo hago es mas ligero en grasa que el que hacia mi madre.
No olvides, que si no os coméis toda la carne, puedes hacer croquetas con ella.


Ingredientes para 4 personas

-        300 gr de garbanzos.
-        ½ pollo o gallina
-  100 gr de tocino salado.
-        1 hueso salado.
-        1 hueso de jamón.
-        200 gr de ternera.
-        1 espinazo o  una pata de cerdo.
-        Un trozo de morcilla (opcional).
-        250 gr de patatas.
-        200 gr de verdura, yo he puesto 100gr de zanahorias y 100 gr de judías verdes, pero podemos poner cardos o troncos de acelga.
-        1 ramita de apio (opcional).
-        50 gr de arroz o fideos de sopa (opcional).


Ponemos en una olla con agua fría, el pollo partido por la mitad, el hueso de jamón, el hueso salado que lo lavaremos bien para quitar el exceso de sal y evitar que nos estropee la comida, el espinazo fresco o la pata de cerdo, el tocino y la ternera en un trozo. Cuando el agua esté caliente ponemos los garbanzos que habremos tenido en remojo toda la noche. Dejamos cocer unos 30 minutos y durante este tiempo iremos retirando la espuma que sale por encima. Añadimos la verdura que vayamos a poner y dejamos hervir 30 o 40 minutos (también lo podemos hacer en la olla expres, en ese caso veréis los tiempos de vuestra olla, pero ya os digo que el caldo no estará igual). Después de este tiempo los garbanzos estarán casi blandos, entonces añadimos las patatas troceadas y un poco después el arroz o la pasta. Al final unos 5 minutos antes de apartarlo ponemos la morcilla. Si la dejamos hervir mucho se romperá y el caldo tendrá peor presentación.


Cocido con cardos


¡ Buen provecho !

martes, 4 de febrero de 2014

4 de febrero día de la prevención



Hoy día 4 de febrero, se celebra el Día Mundial Del Cáncer. Se viene haciendo desde el año 2000 a propuesta de la OMS (organización mundial de la salud) y la UICC (Unión Internacional para el Control del Cáncer).
Y nos preguntaremos que,  ¿que hay que celebrar?, pues en mi caso particular que estoy recuperada y que estoy dentro del 80% de mujeres que han superado el cáncer de mama (aunque todavía no han pasado 5 años), pero de forma general se celebra con el objetivo de sensibilizar, concienciar e informar  sobre hábitos de  vida saludables, importantísimos para prevenir estas enfermedades y  movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y control de la enfermedad. 
Cada año la Asociación española contra el cáncer se une a esta campaña con  diferentes acciones y actividades.



Cuídate y déjate cuidar, mímate y déjate mimar y sobre todo déjate querer.