viernes, 5 de julio de 2013

Pollo con salsa suprema y crujiente de queso


Hace muchos, muchos años que lleva esta receta en mi casa y no suelo hacerla con frecuencia, pero cuando me acuerdo de ella, no dudo en hacerla ese mismo día.  Aunque parece un poco elaborada, merece la pena, porque la salsa es suave y deliciosa.
En la receta original se usa mantequilla, pero yo prefiero freír el pollo con aceite de oliva y dejar la mantequilla para la salsa, que la  hace más suave, lo dejo a tu gusto.
Con respecto al caldo de pollo, es mas cómodo usar un brik de caldo, pero si tienes oportunidad de hacerlo casero, hazlo, porque se nota en el resultado final, un buen caldo de pollo casero es insustituible.
No es una receta cara, ni lleva grandes ingredientes, pero no dudes en hacerla para una comida especial y quedarás muy bien, es una receta con una salsa fina y delicada.




Ingredientes para 4 personas
-         1 pollo o 4 muslos y contramuslos.
-         150 gr de queso rallado, el que mas te guste, menos en polvo.
-         25 gr de mantequilla o aceite de oliva.
-         1 litro de caldo de pollo, casero o no.
-         Sal y pimienta.
Para el caldo de pollo (solo si lo vamos a hacer casero)
-         Restos del pollo, menudillos, cuello, alas, caparazón, etc…
-         2 zanahorias.
-         2 cebollas.
-         2 puerros.
-         200 ml de vino blanco.
-         1 litro de agua.
-         Hierbas aromáticas, sal y pimienta.
Para la salsa:
-         25 gr de mantequilla.
-         2 cucharadas de harina.
-         ½ litro del caldo anterior.
-         2 yemas.
-         3 cucharadas de nata.
-         Sal.

Ponemos en una olla los menudillos y restos del pollo con las zanahorias, cebollas y puerros, todo troceado, las hierbas aromáticas, el vino y salpimentamos, dejamos hervir, cuando haya reducido el vino a la mitad añadimos 1 litro de agua y dejamos cocer 20’. Colamos y reservamos. Si vamos a usar caldo industrial, nos saltamos este paso.
Freímos ligeramente el pollo, en cuartos, con la mantequilla o el aceite, añadimos el caldo reservado y dejamos cocer  a fuego suave 1 h. Sacamos el pollo del caldo y éste lo colamos  y reservamos. Dejamos que enfríe un poco.
En una sartén doramos la harina en la mantequilla derretida, añadimos ½ litro del caldo, colado y frío, dejamos cocer unos 15 o 20 minutos moviendo con frecuencia.
Mezclamos las yemas con la nata.
Retiramos la salsa del fuego, añadimos las yemas con la nata y mezclamos todo. No volvemos a ponerlo en el fuego, porque se cuajarían las yemas, le dará mal aspecto a la salsa y no quedará fina.
En una fuente de horno ponemos el pollo, regamos con la salsa y cubrimos con una capa gruesa de queso rallado. Gratinar hasta que esté dorado. Servimos caliente, aunque a mi me gusta frío.



¡ Buen provecho !

3 comentarios:

  1. Desde luego que este plato es una delicia para el paladar,
    me parece exquisita,
    me llevo con tu permiso la receta y espero ponerla en práctica
    en breve,
    me ha encantado y mucho
    besos
    buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Que cosa más rica, desde luego este plato hay que probarlo.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  3. Si que tiene elaboración pero también es cierto que se ve deliciosa.
    Y sí, a mi también me gusta la mantequilla para otras cosas y no para freír.
    Besazos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita, por tu tiempo y sobre todo gracias por tus comentarios. Me gusta leer tus palabras, me animan a seguir adelante.
No participo en cadenas de premios, el mejor premio es tu visita y tus comentarios. Gracias por pensar en mi y gracias por estar ahí.
Si quieres contactar conmigo aquí tienes mi correo, te responderé encantada mafefa63@gmail.com