jueves, 29 de septiembre de 2016

Vasitos de yogourt y mermelada de higos

Iba a decir que estoy hecha una "perra", pero lo voy a dejar en que tengo poco tiempo, que queda mejor,ja,ja,ja. Cuando leáis esta receta os daréis cuenta. 
Estos vasitos están “tiraos” de fáciles y además se comen solos.
Teniendo en cuenta los días de calor bochornoso que tenemos en Almería y lo poco que apetece estar en la cocina, esta receta se merece por lo menos un aprobado.
Todavía estamos en temporada de higos, así que como te veo muchas ganas, ponte manos a la obra y haz un poco de esta mermelada que está riquísima; es una  de mis favoritas. Pero si tienes en casa otras mermeladas, pues la cambias y listo, sobre gustos... colores……


Ingredientes para 4 vasitos (de 150 ml aprox)

- 2 yogourts naturales.
- 4 cucharadas de queso philadelphia.
- Azúcar a gusto.
- 1 chorrito de kirs o ron ( yo no lo pongo).
- Galletas tipo maría o digestive, una por vasito.
- Mermelada de higos o la que más te guste.
- Fruta, en mi caso higos.


En un bol ponemos los yogourts, el queso, el azúcar, el licor y batimos con varillas, hasta que esté cremoso y no tenga grumos. Reservamos.
En las copas o vasitos donde los vayamos a servir, montamos nuestro postre, primero ponemos en el fondo una capa de mermelada, encima otra capa de crema de yogourt, encima una galleta entera y si no nos cabe la ponemos picadita  y sobre la galleta ponemos otra vez mermelada y terminamos de llenar los vasitos con el yogourt. Decoramos con un trozo de fruta.

Lo tomamos bien frio.


¡ buen provecho!

jueves, 22 de septiembre de 2016

Croquetas de morcilla de Burgos

Me parecía una tontería publicar esta receta, pues ya explique en esta entrada como hacer las croquetas con cualquier ingrediente. Pero las croquetas con mi morcilla de Burgos no se merecían quedar en el olvido,ja,ja,ja.
Que os voy a decir de las croquetas que no conozcáis, que son un aperitivo magnífico, que le gustan a casi todo el mundo, que las podemos hacer de lo que se nos ocurra, que las podemos congelar y así tenerlas siempre a mano, o que una vez que las haces en casa ya no las vuelves a comprar… todo eso tu ya lo sabes, solo tienes que empezar.




Ingredientes para unas 25 croquetas ( mas o menos, dependerá del tamaño)

- 300gr de morcilla.
- ¼ de una cebolla.
-50 gr de mantequilla ( o mitad aceite y mitad mantequilla).
- 50gr de harina.
- 500 ml de leche.
- Sal.
- Aceite de oliva.




Ponemos en una sartén el aceite de oliva y la mantequilla y pochamos la cebolla picada muy fina, a fuego lento. Añadimos la harina y rehogamos para que pierda el sabor a harina cruda, cuando empiece a tomar color añadimos la leche fría poco a poco y no paramos de mover para evitar que salgan grumos, salamos y dejamos cocer unos 10 o 12 minutos a fuego medio bajo, moviendo con frecuencia para que no se nos  pegue.
Mientras se hace la bechamel, en otra sartén rehogamos la morcilla sin piel para que se deshaga un poco, no hace falta tenerla mucho tiempo.
Añadimos la morcilla a la bechamel y dejamos cocer 5 minutos.




Ponemos la masa en una fuente, en una capa de unos 2cm, tapamos con film, para que no se reseque y dejamos enfriar, mejor de un día para otro.
Hacemos las croquetas con la mano o con dos cucharas o como os indicaba en el paso a paso de la receta de croquetas, las rebozamos en harina, después en huevo y finalmente en pan rallado  y las freímos en abundante aceite caliente hasta que estén doradas. Las dejamos sobre papel absorbente antes de servirlas.




¡ Buen provecho !


jueves, 15 de septiembre de 2016

Bizcocho de lágrimas

…Tita fue literalmente empujada a este mundo por un torrente impresionante de lágrimas que se desbordaron sobre la mesa y el piso de la cocina.
…..ya cuando el susto había pasado y el agua, gracias al efecto de los rayos del sol, se había evaporado, Nacha barrió el residuo de las lágrimas que había quedado sobre la loseta roja que cubría el piso. Con esta sal rellenó un costal de cinco kilos que utilizaron para cocinar bastante tiempo……

                                     “Como agua para chocolate” Tortas de Navidad



Yo no he barrido mis lágrimas, pero os aseguro que si las llego a barrer saco más de 5 kilos.
Este bizcocho esta hecho de lágrimas, pero de chocolate, aunque también regado con mis lágrimas, muchas lágrimas. Hay quien me dice que es síndrome del nido vacío, hay quien me dice que estamos demasiado unidos, hay quien me dice……no lo se, pero tantas cosas me dicen, que yo, no se ponerle nombre, pero desde que mi hijo está en Madrid, regar mi ojos con lagrimas de ha convertido en algo habitual, tanto es así que he tenido bastante para hacer este bizcocho,ja,ja,ja.  Que está muy rico, pero creo que sin lágrimas estará más rico todavía.

Además de lágrimas de chocolate este bizcocho lleva uno de mis ingredientes favoritos en repostería,  coco rallado, me encanta. Es un bizcocho con mucho sabor pero un poco seco. Lo podemos cubrir con una capa de chocolate fundido (100 g de chocolate y 40 gr de mantequilla).



Ingredientes para un bizcocho mediano (18 cm)

- 2 huevos.
- ½  sobre de levadura royal (8 gr).
-60 ml de aceite (yo lo pongo de oliva).
- 250 gr de harina.
- 125 gr de azúcar.
-25 gr de coco rallado.
-1 yogourt de coco.
-50 gr de lágrimas de chocolate.



Batimos los huevos con el azúcar hasta que aumenten en volumen y tengamos una masa esponjosa y blanquecina. Añadimos el aceite, el yogourt y batimos bien. Incorporamos la harina y la levadura tamizadas y el coco rallado, mezclamos todo hasta que tengamos una masa homogénea. Añadimos las lágrimas de chocolate y volvemos a mezclar.
Untamos el molde con mantequilla, echamos la masa y horneamos unos 45 minutos a 180ºC (con el horno precalentado) o hasta que la pincharlo con un palillo, este salga limpio, ya sabéis, cada horno es diferente.




¡ Buen provecho!

jueves, 8 de septiembre de 2016

Pizza Monkey Bread

Muchos os preguntareis ¿qué es esto?... Pues, es la versión salada de uno de los dulces más típicos de la gastronomía estadounidense. Es un dulce que se toma para desayunar, caliente recién sacado del horno y que tiene como particularidad que se come con las manos, las pequeñas porciones de las que está hecho, quizás de ahí viene su nombre “ pan de mono” porque se come con las manos. Las pequeñas porciones se rebozan en mantequilla, azúcar y canela y es un bocado delicioso de masa tierna y suave.
Esta es la versión con sabor a pizza, la que más le gusta a mi hijo. En otro momento nos lo comeremos dulce.
Es típico hacerlo en un molde de corona bundt, pero lo podemos adaptar a nuestro gusto, incluso hacerlos individuales.
He intentado hacer un paso a paso, pero siempre se me olvida algo. Al final de la receta tenéis algunas fotos.



Ingredientes para la masa

-      300 ml de leche.
-      25 gr de levadura fresca.
-      120 ml de aceite.
-      1 yogourt natural.
-      40 gr de copos de puré de patatas.
-      1 cucharadita de miel.
-      ½  cucharadita de ajo en polvo.
-      1 cucharada de queso parmesano rallado.
-      550 gr de harina de fuerza.
-      1 cucharadita de sal.


Relleno
-      salsa de tomate.
-      Jamón cocido en trocitos.
-      Mozzarella en tacos.
-      Aceitunas en rodajas.


Además
-      aceite de oliva.
-      Orégano.
-      Salsa de tomate.
-      Mantequilla para untar el molde.
-      Varias cucharadas de harina sémola o pan rallado.


En panificadora disolvemos la levadura en la leche tibia y mezclamos con el resto de los ingredientes de la masa, en el orden indicado, hasta que estén bien integrados y dejamos levar.
Si no tenemos panificadora, ponemos la harina en la superficie de trabajo en forma de volcán y  añadimos la leche tibia con la levadura disuelta, el resto de los ingredientes y amasamos hasta conseguir una masa elástica que no se pegue en las manos. Dejamos levar.


En el molde donde la vayamos a hacer, lo untamos de mantequilla y lo espolvoreamos de harina sémola o pan rallado y lo volcamos para quitar el exceso, dando unos golpecitos.
Pasado el tiempo y haya doblado su volumen, cogemos pequeñas porciones de masa, de unos 20 gr, la ponemos en la palma de la mano y la estiramos, haciendo una tortita y la rellenamos a nuestro gusto, yo he puesto un poco de tomate frito, un trocito de mozarella, un trocito de jamón cocido y un trocito de aceituna, cerramos haciendo una bola o saquito.
En un bol mezclamos aceite de oliva con orégano, mojamos la base de los saquitos y los vamos colocando en el molde.
Horneamos unos 40 minutos a 190º, con el horno previamente caliente.
Se come con la mano y servir con tomate frito para mojar.




¡ Buen provecho !


jueves, 1 de septiembre de 2016

Tarta Pokeball

Mañana mi hijo se va a Madrid y la de lagrimas que estoy derramando…
Ayer cenamos en casa para despedirlo y como no podía ser de otra manera, hice todo lo que a el le gusta, una pizza monkey bread, que mas adelante os enseñaré, una tabla de quesos y de patés, una ensalada de canónigos y gulas y esta deliciosa tarta.
Mi hijo como gran número de adolescentes, este verano se ha dedicado a capturar Pokemon y estaba segura, que esta tarta le iba a gustar y mucho.
La idea de esta tarta no podía ser de otra persona que de Cristina de Kanela y limón, la imaginación de esta niña es una maravilla.
Es una tarta de queso y yogourt muy suave y cremosa. La podemos congelar y tomarla helada o simplemente dejarla en el frigo y tomar bien fría, como gustes…
No es la tarta más bonita del mundo, pero si, la que está hecha con el amor más grande del mundo.




Ingredientes para un molde de 18cm

Base
-      200 gr de galletas oreo.
-      50 gr de mantequilla fundida.

Relleno
-      200 gr de queso philadelphia.
-      200 gr de nata 35%MG muy fría.
-      3 hojas de gelatina.
-      50 ml de nata caliente.
-      125 gr de yogourt griego.
-      100 gr de azúcar.
-      Una cucharada de miel.
-      Una pizca de sal.

Para la cúpula
-      2 sobres de gelatina de fresa.
-      900 ml de agua.
-      Colorante rojo (opcional)

Decoración
-      Una galleta oreo mini.
-      Un poco de chocolate fundido.


Comenzamos triturando las galletas oreo, enteras, con el relleno y todo, con un robot de cocina o dentro de una bolsa y las aplastamos con el rodillo. Las ponemos en un bol y añadimos la mantequilla fundida, mezclamos todo bien y reservamos.
Untamos el molde, que tiene que ser desmoldable, con mantequilla y lo forramos con papel de horno, el fondo y las paredes (con la mantequilla el papel se queda bien pegado). Ponemos dentro la base de galletas y con el revés de una cuchara repartimos bien por toda la base del molde, intentado que quede bien nivelada. Reservamos en el congelador.
Para el relleno comenzamos hidratando la gelatina en agua fría unos 5 minutos. Escurrimos y las deshacemos en la nata caliente. Reservamos.
En un bol ponemos el yogourt, el queso, la miel, el azúcar, una pizca de sal y la gelatina disuelta, que estará tibia. Mezclamos hasta obtener una mezcla cremosa y sin grumos.
Montamos la nata fría, con varillas eléctricas y la mezclamos con la crema de queso y yogourt con movimientos suaves y envolventes. La ponemos sobre las galletas y dejamos en el congelador de un día para otro.


Para hacer la cúpula de gelatina, necesitaremos un bol con la base redonda y de 1 litro de capacidad aproximadamente. Hay que tener en cuenta que el diámetro del bol y el nivel de la gelatina tiene que ser el mismo que el del molde, o sea, 18 cm, así que puede que os sobre algo de gelatina, o que os falte, como me ha pasado a mi y he tenido que poner otro sobre de gelatina, porque mi bol es muy hondo.  Lo untamos con una capa muy fina de aceite suave. Reservamos.
Calentamos 400 ml de agua y deshacemos los dos sobres de gelatina, el color no queda muy intenso, así que, añadí ½ bote de colorante rojo líquido (unas 25 gotas) mezclamos bien y cuando esté bien disuelta añadimos el resto de agua muy fría. La vertemos en el bol, teniendo en cuenta el nivel, para que tenga el mismo diámetro que el molde o un poco menos y dejamos en el frigo de un día para otro.


Montamos la tarta en el plato donde la vayamos a servir. La desmoldamos y la ponemos boca abajo, o sea con las galletas hacia arriba. Desmoldamos la gelatina del bol, presionando los bordes con los dedos para despegarla o la podemos poner unos segundos en un recipiente con agua caliente. La volcamos sobre una mano y con cuidado la ponemos sobre la tarta.
Decoramos con la galleta oreo mini, que le quitaremos un lado, nos quedamos con el que tiene crema y la pegamos en la tarta con un poco de chocolate fundido, presionando unos segundos hasta que enfríe y quede pegada.
La podemos tomar helada o dejarla descongelar y tomarla muy fría.




Notas sobre la tarta
-Como mi bol es muy hondo al desmoldar la gelatina se  partió y tuve que hacer otra en otro bol mas pequeño y esta no tiene la forma tan redonda como el otro, por eso la cúpula no está tan redonda.
-Recomiendo que la gelatina sea un pelin mas pequeña, que el diámetro de la tarta, pues la gelatina una vez desmoldada se abre un poco del propio peso y sobre  sale de la tarta.


¡ Buen provecho !


jueves, 25 de agosto de 2016

Ensalada Asada

Sigo con las recetas facilonas y fresquitas, aunque esta ensalada si la probáis, tibia, os gustará.
No me estoy matando ni cocinando, ni comiendo, las vacaciones me han dejado, fuera de juego, espero que pronto me vengan las ganas y cocine algo mejor, la tarta de la semana pasada fue una excepción.
Esta receta es muy entrañable, no es una receta de mi madre, es una receta de la madre de mi cuñado, María, tiene 91 años y ya no está ni para cocinar ni para nada. Lo que recuerdo de ella, es que cuando yo tenía 7 años y nos vinimos del pueblo a vivir a Almería, esta mujer que era la vecina de abajo, de vez en cuando nos traía algún plato a casa, si, si, como en las pelis americanas, ja,ja,ja y esta ensalada era uno de los platos que nos traía.


Ingredientes para 4 personas

- 1 cebolla.
- 2 tomates hermosos.
- 1 pimento verde y otro rojo, de los de asar.
- Un trocito de cebolla ( opcional).
- 1 lata de atún (opcional).
- aceitunas negras (opcional)
- Aceite de oliva.
- Sal.
- Vinagre.
- Orégano (  opcional).



Ponemos en la bandeja del horno, o mejor en una fuente de horno, asi no se macha tanto, la cebolla entera, sin pelar, los tomates lavados y secos y los pimientos.
Yo suelo asarlos en la función grill ventilado, pero los podéis asar como tengáis costumbre o como os indique el recetario de vuestro horno.
 En 30 minutos deben de estar asados, yo suelo sacar los tomates un poco antes. Durante el asado le daremos la vuelta a las verduras.
Una vez todo asado, sacamos las verduras del  horno y las ponemos en una bolsa o envolvemos en papel, cerramos bien y reservamos hasta que temple un poco.
Cuando la verdura ya no queme, empezamos a pelarla. Le quitamos la piel a los tomates, los troceamos y ponemos en un bol, a mi me gusta quitarle las semillas, pero si os gustan, las dejáis. Pelamos la cebolla, troceamos y ponemos con los tomates y hacemos lo mismo con los pimientos.
El tamaño de las verduras va un poco en gustos, a mi no me gusta hacerlos demasiado pequeños.
A partir de aquí, yo la aliño con sal, aceite y unas gotas de vinagre y la tomo tal cual. Pero si le ponemos un poco de cebolla cruda picada muy menuda, una latita de atún y unas aceitunas negras, y un poco de orégano en el aliño,  tenemos una ensalada mucho más completa y realmente deliciosa.



¡ Buen provecho !

jueves, 18 de agosto de 2016

Tarta mousse de limón

Como ya os adelantaba en la entrada anterior,el lunes, fue el santo de mi sobrina Alba y ésta  es la tarta que preparé para la comida que hicimos en el pueblo. Ya la había preparado antes, pero cuando se  rompió el disco duro de mi ordenador, a principios de año, perdí muchísimos fotos y las de esta tarta estaban entre ellas. Pero la solución era fácil, solo había que repetirla. Aprovechando el santo de Alba y reunión familiar, me puse manos a la obra. Para un motivo tan especial como es reunirnos todos, hacer esta tarta no me suponía ningún esfuerzo, además es un bocado delicioso!!!!
La tarta esta divina… una mousse ligera, fresca y suave, para nada densa ni demasiado cremosa, ideal para terminar  cualquier comida.



Ingredientes para un molde de 18 cm

- 200 gr de galletas digestive (o maría).
- 75 gr de mantequilla.
- 200 ml de nata (o 250ml).
- 120 gr de azúcar.
- 3 huevos.
- Ralladura de ½ limón.
- 60 ml de zumo de limón.
- 4 hojas y media de gelatina.


Para decorar:

- Varias galletas digestive.
- 2 cucharadas de caramelo líquido.


Lo primero es hacer la base de nuestra tarta y para ello trituramos las galletas en un robot de cocina o poniendo las galletas en una bolsa y las aplastamos con el rodillo. Ponemos las galletas trituradas en un bol y añadimos la mantequilla fundida y mezclamos, hasta que todo esté bien integrado. Con esta masa forramos el fondo de nuestro molde, con ayuda de una cuchara, para cubrir bien el fondo y los sobre todo los bordes. Dejamos reposar en el frigo.
Si teneis termomix, pulverizamos el azúcar con la corteza de limón, que quitaremos con cuidado de no cortar parte blanca. Yo como no tengo, pues lo hago a la vieja usanza, rallo el limón y pongo azúcar normal.




En un bol ponemos las yemas, el azúcar y la ralladura del medio limón y batimos con varillas, hasta que tengamos una mezcla blanquecina y que haya doblado su volumen.
En otro bol ponemos la nata muy fría y la montamos con unas varillas, tened cuidado de no montar demasiado, para que no se haga mantequilla. Reservamos.
En otro bol montamos las claras también con varillas, una pizca de sal y unas gotitas de zumo de limón. Las claras deben estar a temperatura ambiente, así montan mejor. Reservamos.


Ponemos las láminas de gelatina a hidratar en un plato con agua fría, durante 4 o 5 minutos y mientras exprimimos los limones hasta conseguir 60 ml, calentamos el zumo en el microondas y añadimos la gelatina, ya hidratada. Mezclamos y colamos este líquido y lo incorporamos poco a poco sobre las yemas. Vamos añadiendo poco a poco la nata montada y moviendo la mezcla con cuidado y cuando hayamos terminado con la nata hacemos lo mismo con las claras montadas, las añadimos poco a poco y mezclamos con movimientos envolventes, para meter aire a la masa y evitar que se bajen las claras.


Vertemos la mousse sobre la base de galletas y dejamos en el frigo de un día para otro.
Antes de desmoldar nuestra mousse ponemos las galletas trituradas y el caramelo.
Para que la tarta quede con los bordes más finos, podemos forrar el molde con una lámina de acetato. Yo lo que hago es que le paso un cuchillo con la hoja previamente caliente en agua, por los bordes, y así se desmolda mejor.



¡ Buen provecho !