jueves, 14 de junio de 2018

Ensalada de algas wakame


Algunos no habréis visto ni comido estas algas, lo mismo que yo hasta hace unos meses que fue la primera vez, cuando  empezó nuestra nueva relación, ja,ja,ja

En mi afán por comer alimentos sanos y con grandes beneficios para la salud, mi sobrina Berta me compro una bolsa de estas algas, entre otros productos más.
Me puse manos a  los libros para ver cómo me las podía comer, porque sobre ellas había leído bastante, pero no como cocinarlas o comerlas. Sabía que  las algas poseen múltiples propiedades anticáncer: 
- Antioxidantes. Están expuestas a una combinación de luz y altas concentraciones de oxigeno que permiten la formación de radicales libres y otros agentes oxidantes fuertes, por eso desarrollan para defenderse potentes mecanismos antioxidantes.
- Antiproliferativas, antiinflamatorias, antiangiogénicas y antiagregantes, todo un coctel anti cáncer.
- Inducen al suicidio de las células tumorales.
- Ayudan a controlar la glucemia, evitando que la células tumorales se alimenten de su mejor alimento, el azúcar.
- Son reguladoras hormonales, ayudan a regular el sistema hormonal de estrógenos y fitoestrógenos, ayudando a la disminución de tumores hormonodependientes.
      - Ayudan a eliminar metales pesados acumulados en nuestro cuerpo.
- Contienen fucoidanos y fucoxantina, dos sustancias letales para el cáncer.
- Además estimulan el sistema inmune de manera intensa. Son ricas en betaglucanos.




Las encontramos en los supermercados  generalmente deshidratadas.

Tipos de algas:

- Algas pardas : Nori, Kombu, Wakame, Hiziki, Arame, Kelp, Cochayuyo, Espagueti de mar.
- Algas rojas: Dulse, Agar-agar, Garragaheen o musgo de Irlanda.
- Algas azúles: Espirulina.


El alga Wakame, limpia y fortalece la sangre, rica en calcio, magnesio, fosforo y yodo, además de mucha fibra. Es la mas rica en vitaminas de tipo B.

El alga Wakame inhibe la proliferación de las células de cáncer de mama.

Después de toda esta clase de nutri-medicina  vamos a la receta, que es muy sencilla.

Esta es la primera receta que hice con ellas, pero he hecho otros platos calientes, como sopas o arroces y está deliciosa.

Según la Doctora Odile Fernandez,( información de su libro” Mis Recetas Anticancer”) las algas son la quimioterapia del mar.



Ingredientes para 4 personas


- 20 gr de alga deshidratada.
- 1 cucharada sopera de sésamo tostado.
- 3 cucharadas de vinagre de arroz.
- 1 cucharadas de salsa de soja.
- 1 cucharada de aceite de sésamo o de oliva.



Hidratamos las algas en agua fría unos 15 o 20 minutos, si el agua está caliente o templada, se reduce el tiempo.
Hacemos la salsa con el vinagre, la salsa de soja y el aceite.
Escurrimos las algas, las ponemos en una ensaladera y regamos en la salsa, espolvoreamos con el sésamo y listo.



¡Buen provecho!

jueves, 7 de junio de 2018

Albóndigas de berenjena y queso


Si tengo que elegir una verdura para cocinar o para comer, sin dudarlo que escojo  las acelgas, pero si tengo que elegir dos, las berenjenas son las segundas en el ranquin, de hecho, en el blog son las  verduras de las que más recetas encontráis.

Es una  verdura todoterreno, con ellas podemos hacer infinidad de recetas, rellenas de mil y un sabor, pasteles salados variados, pistos y fritadas, asadas para ensaladas, pudins, etc… y como toca hoy, albóndigas, pero con la ventaja de ir al horno, en lugar de fritas.

La receta es una revista de Cocina Fácil y nada mas leerla, sabía que estarían buenísimas, como así  ha sido.

Fáciles de hacer, con poca grasa y ricas, tanto frías como calientes.







Ingredientes para 4 personas

·         1 berenjena.
·         1 cebolla.
·         4 o 5 tomates.
·         100 gr de mozarella rallada.
·         50 gr de parmesano rallado.
·         2 cucharadas de almendras  picadas.
·         1 huevo.
·         Pan rallado (algo menos de 100 gr).
·         1 diente de ajo.
·         1 cucharada de azúcar.
·         Un puñado de hojas de albahaca.
·         Aceite de oliva.
·         Sal.
·         Pimienta.





Cortamos la berenjena en dados (la pelamos o no, eso va en gustos, yo puse dos  berenjenas pequeñas y una la dejé con piel y la otra la pelé) la espolvoreamos con sal y dejamos reposar para que sude y no esté amarga.

Mientras hacemos el sofrito. Picamos la cebolla en trozos pequeños y la pochamos en una sartén con un fondo de aceite, una vez pochada, añadimos los tomates, pelados y cortados en dados, salpimentamos, añadimos el azúcar y dejamos que se haga el sofrito unos 12 o 15 minutos, le añadimos unas hojas de albahaca picada.

Lavamos las berenjenas y las dejamos escurrir.

En una sartén con unas gotas de aceite doramos las almendras, las apartamos y en esa misma sartén con un poco más de aceite rehogamos  las berenjenas, a fuego medio, hasta que estén blanditas.

En un bol mezclamos las berenjenas con las almendras, los dos tipos de queso, el huevo, el diente de ajo picado, sal, pimienta y el resto de albahaca picada. Mezclamos todo y añadimos pan rallado hasta que la masa se pueda manejar y hacer bolitas con las manos.

En la bandeja del horno, forrada de papel de hornear, vamos poniendo las albóndigas. Si se nos pega en las manos, nos las mojamos y se hacen con más facilidad.

Horneamos las albóndigas a 180ºC durante 20 minutos. Yo apague el horno y las dejé 10 minutos mas.

Servir sobre tostas de pan con la salsa de tomate.





¡Buen provecho!

jueves, 31 de mayo de 2018

Roscos de vino de Nacimiento

No es la primera vez que tengo que cambiar la entrada que tenía preparada, en el último momento. Pero seguro que mi amiga Encarna lo tendrá en cuenta y le gustará.
Estos roscos con sabor de antaño, los llevé a la romería de San Isidro que se celebra en mi pueblo el sábado más cercano al 15 de mayo y  Encarna me pidió que los subiera al blog, le dije vale, ya los subiré, sin saber cuándo llegaría el momento.

Pero este fin de semana nos invitó ella y su marido a una barbacoa en su casa, a la que llevé una tarta que subiré pronto y me volvió a pedir que subiera la receta de los roscos, pues aquí la tienes.




Esta no es la receta de roscos de vino de nuestro pueblo Alboloduy, es la del pueblo vecino, río arriba, Nacimiento. Quedan pendientes los de  mi pueblo.

Cuando me dieron la receta de estos roscos, no había ingredientes exactos, un vaso de vino, dos de aceite…y la harina que admita, después de hacerlos varias veces, estos son las cantidades que utilizo. El tipo de harina y la maña a la hora de manejar la masa, son factores que quizás te hagan poner algo más o menos de harina.

Gracias a José Antonio Pelayo y su mujer, por compartir la receta.




Ingredientes

- 750 gr de harina, puede ser algo mas o menos.
- 250 ml de vino.
- 500 ml de aceite de oliva.
- 4 o 5 cucharadas de azúcar.
- 2 gaseosas (Litines).
- Una pizca de canela.
- Ralladura de 2 limones
- 100 ml de aguardiente seco.
- 25 ml de agua.
- Azúcar para rebozar.




Precalentamos el horno a 180 ºC. 

En una fuente grande, ponemos el vino, el aceite, el azúcar, la canela, la ralladura de los limones y las gaseosas, mezclamos y vamos incorporando harina poco a poco hasta hacer una masa que no se nos pegue en las manos y que se pueda trabajar lo justo para hacer un rosco, mejor dejarla blanda que dura.

Hacemos bolitas con la masa, metemos el dedo, hacemos rodar sobre ellos y ya tenemos el rosco. También puedes hacer una tira y hacer un rosco con ella.

Los vamos colocando en la bandeja del horno y los horneamos hasta que estén doraditos.

Cuando hayan enfriado un poco, los pasamos rápidamente por el aguardiente y después por azúcar, los dejamos secar un poco y listos para comer.




¡Buen provecho!


jueves, 24 de mayo de 2018

Espaguetis con salsa de mejillones

¿No se vosotros? pero yo consumo pocos mejillones, con lo ricos que están y lo bien que están de precio. ¿Será por la pereza de limpiarlos o porque a veces no son de la calidad que esperabas? Y estás un tiempo sin comprarlos, hasta que vas al mercado y ves la diferencia que hay con los que venden en las grandes superficies y los vuelves a comprar, esta vez si son de la calidad que esperabas.

He de reconocer que si tengo que elegir, prefiero las almejas a los mejillones, pero en esta receta me han encantado. Una receta facilísima, económica y  nutritiva.


Receta de Sergio Fernández, Canal Cocina.





Ingredientes

- 400gr de espaguetis.
- 1 k de mejillones frescos.
- 300 ml de nata liquida para cocinar.
- 1 lata de mejillones en escabeche.
- 1 cebolla grande.
- 150 ml de vino blanco.
- 1 guindilla ( opcional).
- 1 limón.
- 1 hoja de laurel.
- Unas ramitas de perejil  fresco.
- Cebollino fresco (opcional).
- Sal.
- Pimienta molida.
- Aceite de oliva.




Ponemos la pasta a cocer en agua hirviendo con sal y la hoja de laurel. Una vez cocida al dente, la escurrimos y reservamos.

Mientras cuece la pasta, abrimos los mejillones al vapor, con el vino blanco y un chorrito de zumo de limón, hasta que se abran.

Los sacamos de las conchas y los picamos finos
.
En una sartén con un fondo de aceite de oliva freímos la cebolla picada fina, cuando tome color incorporamos los mejillones picados y rehogamos todo, uno o dos minutos.

Añadimos la nata líquida, los mejillones en escabeche escurridos, la guindilla y pimienta negra recién molida.

Dejamos que cocine la salsa a fuego suave varios minutos.

Mezclar la pasta con la salsa y espolvorear con perejil  y cebollino picados.





¡Buen provecho!

jueves, 17 de mayo de 2018

Lomo a la naranja


Llevo comiendo naranjas desde el mes de noviembre y la verdad...no me canso de ellas. Es una de las pocas frutas con las que cocino y cualquier preparación que hago, me fascina, tanto dulce como salada.
Las naranjas de mi pueblo, como sus verduras, son maravillosas y mi pequeña cosecha, la estiro todo lo que puedo.
Esta receta tiene muchas versiones y varias formas de cocinarla, se  puede hacer al horno o estofada, con zumo, con ralladura, con verduras….Después de hacerla muchas veces ya tengo la mi propia, una idea de aquí y otra allá y algún que otro cambio y así es como a mí me queda, en casa nos gusta mucho.

El lomo suelo atarlo pero en esta ocasión no lo he hecho y me ha gustado como ha quedado.

Si no quieres que sepa mucho a naranja, cocemos el lomo con agua y zumo a partes iguales. A mí me gusta cocinarlo con zumo, porque luego la nata, suaviza la salsa.



También podemos hacer esta receta con solomillo, solo tienes que acortar el tiempo de cocción.

La salsa de naranja la puedes usar con otros ingredientes, yo no la he hecho con pollo, todavía, pero si con salmón y están buenísimo. Esta receta la dejo para más adelante.



Ingredientes para 4 personas

- 800 gr de cinta de lomo.
- 3 o 4 naranjas.
- 1 cebolla.
- 1 zanahoria.
- 125 ml de vino blanco.
- 50 ml de nata líquida.
- 1 cucharada de harina.
- Sal.
- Pimienta molida.
- Aceite de oliva.




Si tenemos costumbre, bridamos el lomo, yo no siempre lo hago.

Sobre una tabla de cocina rallamos dos naranjas, espolvoreamos sal y pimienta y hacemos rodar el lomo para que quede  bien impregnado, del aliño.

En una cazuela con un chorrito de aceite de oliva, ponemos la cebolla en trozos, la zanahoria en rodajas y sellamos el lomo bien por todos los lados.



Espolvoreamos con la cucharada de harina, sofreímos un poco y añadimos el vino, cuando haya evaporado un poco incorporamos el zumo de 3 naranjas y dejamos cocer a fuego suave 1 hora, hasta que el lomo esté hecho.

Si durante la cocción le faltara líquido le añadimos zumo, agua o una mezcla de zumo y vino.

Sacamos el lomo de la salsa, incorporamos la nata liquida y dejamos cocer varios minutos. Pasamos la salsa por el chino o colador.

Cortamos el lomo en rodajas finas y regamos con la salsa.




¡Buen provecho!


jueves, 10 de mayo de 2018

Mermelada de tres cítricos


Me encanta hacer mermeladas y digo bien, hacer, porque lo que es comer… tengo el frigo lleno de botes de mermeladas de diferentes sabores, naranja, fresa, albaricoque, higos, brevas, membrillo, ciruelas, pimiento y ahora ésta de tres cítricos.

Mis desayunos suelen ser salados, a no ser que tenga bizcocho o galletas, siempre que desayuno pan, le pongo aceite, así que mi despensa de mermeladas va en aumento, pero tengo que reconocer que me encanta tenerla en el frigo y ver todos los botes bien ordenados por fechas, sabores y colores.

De vez en cuando le pongo una cucharadita a los yogourts, pero principalmente, las regalo o las uso para hacer postres.



Esta receta me la dio mi amiga Mercedes y después de hacerla dos veces le he cambiado algunas cosas, en especial lo que se refiere al tiempo de cocción, que ella lo hace mucho mas largo.

A mí me gusta partir la fruta en trozos pequeños y no pasa la batidora, pero también puedes dejar los trozos más gruesos y luego triturar un poco.





Ingredientes

- 1 pomelo.
- 1 limón.
-2 naranjas.
- Azúcar.



Lavamos y secamos la fruta.

Retiramos la piel, lo más fina posible, con un pelador o un cuchillo bien afilado. Y la cortamos en juliana muy fina.

Le quitamos a la fruta la membrana blanca que la cubre, la hacemos rodajas y después en trocitos pequeños y retiramos los posibles huesos. Después la pesamos, para saber la cantidad de  azúcar que ponemos.

En un cazo ponemos a hervir las pieles en juliana, cubiertas de agua. Cuando empiecen a hervir, retiramos el agua y ponemos otra limpia y otra vez le quitamos el agua cuando hierva. Las cubrimos de agua y dejamos hervir a fuego medio unos 25 o 30 minutos. Vigilaremos que no  le falte agua. Escurrimos y reservamos.



Ponemos la fruta cortada en el cazo con un poco de agua (½ vaso pequeño) y dejamos que cueza a fuego lento 15 minutos, retirándole la espuma que sale al hervir. Añadimos el azúcar, la misma cantidad que su peso, si tenemos un 1k de fruta, pondremos 1k de azúcar, pero yo pongo menos ( 1k de fruta, 750 gr azúcar o incluso algo menos) y las pieles cocidas. Dejamos cocer a fuego lento 30 o 40 minutos, aunque iremos mirando si espesa mucho y entonces la retiraremos antes.

Hay que tener en cuenta que la mermelada endurece al enfriarse, es mejor dejarla un poco líquida, porque luego espesa mucho.

Llenar los botes con la mermelada caliente, cerrar bien y dejarlos enfriar boca abajo, para que haga vacío.




¡Buen provecho!

jueves, 3 de mayo de 2018

Garbanzos con chipirones


Hace relativamente pocos años que estoy cocinando legumbres con pescado o marisco. En mi casa siempre se han comido las legumbres con carnes y verduras o solo con verduras. Con la excepción del potaje de Semana Santa.

La variedad para combinar las legumbres con productos de mar es variadísima, tanto alubias como garbanzos casan muy bien con pescados como el bacalao, mariscos como los langostinos, moluscos como las almejas o cefalópodos como los calamares o chipirones, por poner un ejemplo.

A mi edad ya no hay nada que no te guste, todo está rico, pero a la hora de elegir que hacer de comer, lo primero que elijo son las verduras y después las sopas y  potajes y dentro de estos, aunque me encantan los que llevan algo de “pringe” suelo hacerlos con productos más sanos y menos calóricos.

Estos garbanzos son un plato ideal,  para cualquier época del año,  para días de frio o no tan fríos, es una comida muy recomendable.






Ingredientes para 4 personas

- 200 gr de garbanzos.
- 400 gr de chipirones.
- 1 rama de apio.
- 1 cebolla.
- 2 dientes de ajo.
- ½ pimiento rojo.
- 1 tomate.
- ½  cucharadita de pimentón.
- Aceite de oliva.
- 1 rebanada de pan.
- 1 hoja de laurel.
- Sal y pimienta en grano (o cilantro en grano).





Ponemos los garbanzos en agua con un poco de sal, unas 12 horas antes de usarlos.

En una olla con 1 litro de  agua  aproximadamente, ponemos a calentar el apio, la hoja de laurel y unos granos de pimienta, cuando comience a hervir añadimos los garbanzos escurridos y dejamos cocer a fuego medio.

Limpiamos los chipirones, retirando las patas del cuerpo. Quitamos la boca que hay bajo los tentáculos. El cuerpo lo limpiamos por dentro de vísceras, le quitamos la pluma (cartílago) y los pelamos. Lavamos y dejamos escurrir.

En una sartén con un fondo de aceite de oliva, pochamos un diente de ajo, la cebolla y el pimiento picados, después añadimos los chipirones y el tomate picado, sin piel ni semillas. Dejamos que se cocine todo unos 5 minutos, añadimos el pimentón con la sartén fuera del fuego y lo mezclamos con el sofrito.

Añadimos el sofrito a los garbanzos y dejamos cocer todo junto hasta que los garbanzos estén blandos. Si le faltara agua le añadimos, pero no debe quedar muy caldoso. Salamos el guiso.

En una sartén freímos el diente de ajo restante y la rodaja de pan. Machacamos en el mortero con unos granos de pimienta (o cilantro) y añadimos al guiso, dejamos que cocine unos minutos, apartamos y dejamos reposar un ratito antes de servir.





¡Buen provecho!