jueves, 19 de abril de 2018

Bizcocho mármol con crema de chocolate y avellanas


Entre los ingredientes que tengo en mi despensa, nunca falta un bote de nutella, ni mi hijo ni yo, nos la comemos tal cual, pero nos gusta en postres y helados.

La uso para bizcochos, tartas, helados, rellenar magdalenas, bombones, etc…

Este bizcocho me ha sorprendido, porque la masa es muy densa, pero el bizcocho es ligero y esponjoso, con poca grasa y no muy dulce.

Me encanta hacer bizcochos marmolados, estoy deseando partirlos para ver la forma que ha tomado la masa. Toda una sorpresa, nunca salen dos iguales.

La receta es de Su del blog webos fritos.




Ingredientes

- 5 huevos.
- 100 gr de mantequilla.
- 125 gr de azúcar.
- 125 gr de nutella o nocilla.
- 250 gr de harina.
- 1 sobre de levadura royal.
- Una pizca de sal.
- Una cucharadita de vainilla (opcional).




Precalentamos el horno a 180º C.

Separamos las claras de las yemas de 4 huevos.

Batimos con unas varillas las yemas con el azúcar hasta que tengamos una mezcla esponjosa. 

Incorporamos el huevo restante, la mantequilla muy blandita y la harina y la levadura tamizadas.

Mezclamos todo con una espátula y repartimos la masa en dos recipientes.

Calentamos la crema de chocolate en el microondas unos 30 segundos, para que esté más blanda y la añadimos a una de las masas y mezclamos.

En la otra masa podemos añadir un cucharadita de vainilla (opcional).

Montar las claras a punto de nieve, con una pizca de sal. Repartir a partes iguales en las dos masas y mezclar con movimientos suaves y envolventes.




Engrasamos un molde o lo forramos con papel de horno.

Poner la masa en el molde por capas, dar unos golpecitos para que se alise la masa y si queremos con un palillo le hacemos círculos para mezclar las dos masas (yo no lo hago. Me gusta el efecto que sale de hornear las dos masas).

Hornear 30 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo, este salga limpio.




¡Buen provecho!

jueves, 12 de abril de 2018

Pimientos rellenos de queso

Cuando me regalaron estos pimientos tuve claro como los iba a cocinar, a pesar de no haberlos visto antes. Son pimientos de invernadero y desconozco la variedad, pueden ser Capsicum annuum( morrón enero) o Mini red bell. Pero eso es lo de menos, es un pimiento carnoso, dulce y suave, que me ha gustado mucho.

Pero si el pimiento me ha gustado, el relleno ha sido todo un acierto. Una  combinación de sabores deliciosa, que  va genial con el pimiento. Esta receta la tenía señalada en el libro de Ines Ortega, hija de la afamada Simone Ortega, un referente en mi cocina, pero no veía los pimientos adecuados para este relleno.

Sin dejaros llevar por la calidad de las fotos, te recomiendo que hagas estos pimientos, porque están realmente buenos.


El pimiento es una verdura poco nutritiva, tiene 30 calorías por cada 100 gr y son ricos en vitamina C. La piel es irritante para el intestino, por lo que conviene pelarlos.





Ingredientes para 4 personas

- 12 pimientos rojos pequeños o medianos.
- 1 vaso de leche.
- 300 gr de nueces.
- 300 gr de miga de pan.
- 2 cucharadas de aceite de oliva.
- 1 diente de ajo.
- Unas ramas de perejil.
- 70 gr de gruyere rallado.
- Sal y pimienta.




Lavamos y secamos los pimientos. Quitamos el rabo y la parte de alrededor y los vaciamos de semillas.

En un bol preparamos el relleno mojando la miga de pan en la leche y machacándola  bien con un tenedor, hasta que tengamos una pasta  fina y lisa.

Añadimos el ajo machacado, el perejil picado, las nueces picadas pequeñas, el queso  rallado y una cucharada de aceite, mezclamos todo bien y sazonamos.

Rellenamos con esta mezcla los pimientos, los ponemos  en una fuente de horno bien apretados unos contra otros. Rociamos con un chorrito de aceite de oliva y dejamos que se hagan a horno suave (175º C)durante 1h mas o menos, iremos observando los pimientos, para que no se quemen.



¡Buen provecho! 



jueves, 5 de abril de 2018

Bolitas de atún



En mi cocina hay productos indispensables, con los que hago una comida en un santiamén. En cada casa estos productos varían según los gustos y las costumbres de cada cocinera o comensal.

Para mí el atún es uno de esos ingredientes que nunca faltan, con el que se puede hacer infinidad de platos, desde ensaladas, pudins, bocatas… o estos bocaditos, que están deliciosos.

Es una receta fácil y rápida, ideal para un picnic, una cena o como aperitivo.

Lo podemos hacer con atún en aceite o natural, con este último le quitamos algunas calorías.




Ingredientes

- 3 latas de atún en aceite, de 60 gr. peso escurrido.
- 1 cucharadita de ajos picados.
- 1 cucharadita de perejil picado.
- 3 cucharadas de queso manchego rallado.
- 1 cucharada de tomate frito.
- 2 huevos.
- Pan rallado.
- Sal y pimienta.
- Aceite de oliva para freír.




Escurrimos el atún, lo ponemos en un bol y  desmenuzamos con la ayuda de un tenedor.

Añadimos el ajo y el perejil picado, el queso rallado, el tomate frito, un huevo y una yema (reservamos una clara para el rebozado) y un poco de sal y pimienta. Mezclamos bien todos los ingredientes.

Añadimos 3 cucharadas de  pan rallado y mezclamos, si estuviera blanda, para manejarla con las manos, de añadimos un poco mas de pan rallado.

Hacemos bolitas con las manos, las pasamos por la clara batida, que habíamos reservado y después por abundante pan rallado.

En una sartén con abundante aceite de oliva, freímos las bolitas hasta que estén doradas.




¡Buen provecho!

jueves, 29 de marzo de 2018

Pastel libanés de naranja y almendra


Este año no voy a hacer ningún postre de semana santa, sobre todo dulces fritos, como roscos, pestiños, torrijas, etc…que tienen poca aceptación en casa, pero si cocinaré algo dulce, como arroz con leche, huevos ala nieve, etc… y también algún postre de temporada, como este delicioso bizcocho de naranja, que creo, no va a durar mucho.

Cuando me dieron esta receta, me gustó tanto que la hice ese mismo día.Me dijeron que era una coca de naranja, pero después de hacer algunas consultas, descubro que es una receta típica del Líbano e Israel, donde también se cultivan excelentes cítricos.

Al no llevar harina es un pastel ideal para los intolerantes al gluten.

Las naranjas enteras y cocidas le aportan un sabor marcado a naranja, con una jugosidad y suavidad deliciosa.

La cobertura de chocolate es opcional, le podemos poner azúcar glas, pero yo la prefiero con chocolate, que son dos aliados perfectos.

Me gusta hacerla fina, pero eso va en gustos.



Ingredientes (suelo hacer la mitad de estos ingredientes)

- 1 naranja grande o dos medianas (mejor si son de piel fina).
- 6 huevos.
- 250 gr de azúcar.
- 250 gr de almendra molida.
- 1 sobre de levadura royal.
- 250 gr de chocolate Nestlé postres.
- Una cucharada de mantequilla.




Cocemos las naranjas enteras durante 15 minutos, escurrimos y trituramos hasta que tengamos un puré fino y cremoso.

Montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal.

Batimos las yemas con el azúcar hasta que se pongan muy esponjosas y doblen su volumen. Añadimos la naranja triturada y mezclamos. Después la almendra y la levadura.

Incorporamos las claras montadas poco a poco con movimientos suaves y envolventes.

Ponemos la masa en un molde engrasado y forrado con papel de horno para desmoldarlo bien y horneamos unos 40 minutos a 170 º o hasta que al pincharlo con un palillo, este salga limpio. El tiempo de horneado dependerá del molde que usemos, si es pequeño y el pastel nos va a salir alto, necesitará más tiempo, pero si lo hacemos en un molde grande, para que quede fino, reduciremos el tiempo.

Sacamos del horno y dejamos templar.

Ponemos el chocolate a fundir con la mantequilla. Cuando el pastel haya enfriado un poco lo cubrimos con el chocolate.




¡Buen provecho!

jueves, 22 de marzo de 2018

Fideos con raya, los de mi madre

Mi madre hacia esta cazuela de fideos con el pescado que llegaba ese día al pueblo, podía ser raya, pintarroja, boquerones, jureles…los freía para la cena y con los que sobraban hacia fideos. Siempre los hacía con pescado frito y si era de un día para otro, mejor.

Que poco me gustaba esta comida, menos mal que los gustos cambian, porque me estaba perdiendo un plato delicioso. Los que recuerdo de mi madre eran más caldosos, pero yo suelo dejarlos más secos.

Tanto la raya, como la pintarroja, son pescados de carne blanca, con bajo contenido en grasa y alto contenido en proteínas.

Son pescados fáciles de comer, no tienen raspas, su esqueleto óseo está formado por  cartílagos, fáciles de retirar, aportan gelatina a los caldos y tienen un sabor intenso a pescado.


La pintarroja o pequeño tiburón es poco apreciado o más bien poco consumido, a pesar de no ser demasiado caro, incluso hay puertos donde las tiran cuando caen en sus redes. Se consume mucho en la costa andaluza y es muy buena para guisos y adobos, por su carne blanca y firme.






Ingredientes

- 750 gr de raya o pintarroja troceada.
- 350 gr de fideos nº 2 (a mí no me gustan demasiado gruesos, pero eso va gustos)
- 2 o 3 dientes de ajos.
- 1 cebolla.
- 1 pimiento verde.
- 1 tomate maduro.
- 1 patata mediana.
- Aceite de oliva.
- Sal.
- Harina para rebozar el pescado.
- 1 l de agua o caldo de pescado (puedes necesitar algo más). 




En una sartén con un fondo de aceite, freímos el pescado, previamente salado y enharinado. Reservamos.

En una cazuela ponemos un chorrito de aceite de oliva y hacemos un sofrito con la cebolla y los ajos picaditos. Una vez rehogados añadimos el pimiento troceado y una vez frito, añadimos el tomate pelado y troceado o rallado. Cuando todo esté bien sofrito, añadimos las patatas partidas en trozos pequeños, rehogamos unos minutos en el sofrito y después incorporamos el caldo o el agua, aproximadamente 1 litro, pero puede que necesitemos más.

Dejamos hervir 10 minutos, para que se hagan un poco las patatas y añadimos los fideos, cuando empiecen a hervir ponemos los trozos de pescado y dejamos hacer todo a fuego medio hasta que los fideos estén a tu gusto.





¡Buen provecho!

miércoles, 14 de marzo de 2018

Acelgas rellenas de carne


Esta semana dejamos el dulce para adentrarnos en terrenos más sanos y saludables.

Ya sabéis lo fans que soy de las acelgas y lo que me gusta hacer recetas nuevas con ellas, por algo soy acelguera (cariñosamente los de Alboloduy -Almería).

Aunque las acelgas tienen fama de ser una verdura basta y ruda, bien cocinada os puedo asegurar que salen platos dignos de cualquier restaurante con estrellas, soles o títulos. Sin contar los humildes potajes que se vienen cocinando desde épocas inmemoriales y que no están igual de ricos si no se hacen con acelgas.




En el blog encontrarás 20 recetas con acelgas, en las etiquetas de sopas y verduras o pinchando aquí.
Las he cocinado de infinidad de formas, recetas sencillas, humildes, tradicionales, elaboradas, veganas… y me queda experimentar con una receta dulce, que ya la tengo buscada, un pastel muy antiguo típico de la cocina anglosajona ya os contaré.

Estas pencas rellenas, están deliciosas, no voy a decir que es una receta para principiantes, porque aunque no es difícil, pero necesitas maña y tiempo.

La receta es de Carmen del blog e-cocina.





Ingredientes para 4 personas ( 8 porciones)

- 8 hojas  de acelga  de penca ancha( o alguna más si no son muy grandes).
- 200 gr de carne picada.
- 2 huevos grandes.
- 1 cebolla.
- 2dientes de ajo.
- Caldo de pollo o carne, 750 ml. aprox.
- 1 cucharada colmada de harina.
- sal.
- Pimienta.
- Aceite de oliva.
- Harina para rebozar.
- Un trozo de miga de pan.
- Un poco de leche.




Limpiamos las acelgas, separando las pencas de las hojas y quitando las hebras que puedan tener. Las pencas las podemos cocer enteras y luego cortarlas, yo prefiero cocerlas, cortadas, del mismo tamaño.

Ponemos una cazuela ancha en el fuego, llena de agua y cuando esté caliente cocemos las pencas, unos 25 minutos, o hasta que las veamos tiernas. Las sacamos y las dejamos escurrir sobre papel de cocina o sobre un paño limpio. En esa misma agua, si no la hemos tirado, o en otra limpia, escaldamos  las hojas enteras, de una en una, unos 3 o 4 segundos cada una ( no mas). Las sacamos y las ponemos en un bol con agua fría para pararle la cocción. Las dejamos escurrir sobre papel o sobre un paño.

En un bol hacemos la farsa, mezclando la carne con el huevo batido, un poco de sal, pimienta, la mitad de la cebolla pochada y la miga de pan mojada en leche y escurrida.




Una vez escurridas las pencas, las partimos en trozos de igual tamaño ( si las hemos cocido enteras), para que luego casen una con otra. Ponemos una cucharada de carne sobre una mitad de penca y cubrimos con la otra. Envolvemos la penca con una hoja, doblando los laterales. Pasamos cada hoja por harina y después por huevo batido y freímos en una sartén con un fondo de aceite de oliva. 

Cuando hayan tomado color las sacamos  y  reservamos en una cazuela.

En otra sartén o en la misma donde las hemos frito (si cambiamos el aceite) hacemos un sofrito con los ajos y la otra mitad de la cebolla  picada, una vez sofrito, añadimos la harina, damos unas vueltas  y añadimos dos vasos de caldo, mezclamos para que no se hagan grumos y dejamos cocer unos 5 minutos. Colamos la salsa (yo no lo hago, me gusta que tenga los trocitos de cebolla) y la echamos sobre los rollos de acelga, dejamos cocer a fuego suave unos 30 minutos, añadiendo mas caldo a medida que vaya espesando.













¡Buen provecho!

jueves, 8 de marzo de 2018

Tarta de yogurt y mermelada de mandarina


Estamos en plena temporada de cítricos, aunque algunos de ellos ya están acabando, es el caso de las mandarinas, uno de los cítricos mas tempranos y por lo tanto el que antes termina.

Con las últimas de mi cosecha he hecho esta mermelada de gajos, que en esta tarta casan a la perfección. No es la mermelada ideal para unas tostadas, por su textura gruesa, pero si para esta tarta. Si la quieres mas fina solo tienes que triturarla.

Un postre con tres texturas, cuál de ellas más rica, el crujiente de la base, lo cremoso del yogurt y el toque dulce y amargo de la mandarina.

La receta es de Belén, de su blog El Toque de Belén.

Esta tarta admite cualquier otra mermelada, que te guste.

La entrada es un poco larga, al llevar varias preparaciones.




Ingredientes para una tarta de 16 cm ( pequeña)

                        Para la base:
- 5 galletas tipo digestive, puedes usar otras.
- 1 cucharada de mantequilla fundida.
- 5 nueces.
- 1 cucharada de arándanos secos o cualquier otra fruta ( yo puse orejones de albaricoque).
- 1 cucharada de azúcar o sirope de ágave.




                        Para la crema de yogourt:
- 2 yogurt griegos.
- 100 gr de queso philadelphia.
- 2 cucharadas de sirope de ágave o azúcar.
- 2 ½ hojas de gelatina.
- 3 cucharadas de leche.




                        Para la mermelada de mandarina
- 750 gr de mandarinas.
- 300 gr de azúcar.
- Una pizca de jengibre en polvo.
- 1  anís estrellado.
- 1 palito de canela.




Comenzamos con la mermelada.

Pelamos las mandarinas, ponemos la cascaras en un bol cubiertas de agua y reservamos.

Separamos los gajos de las mandarinas y limpiamos de hilillos blancos. Los ponemos en un cazo.
Sacamos las cascaras del agua y con un cuchillo, raspamos la membrana blanca del interior y después las hacemos tiras finas y las ponemos con los gajos de mandarina.

Añadimos el azúcar, el jengibre, la canela, el anís y varias cucharadas de agua y cocemos a fuego lento hasta que la fruta esté blandita, unos 45 minutos. Si se pusiera muy espesa le añadimos algunas cucharadas mas de agua.

Cuando esté lista apartamos y reservamos.




Trituramos las galletas toscamente, mejor que queden trocitos. Añadimos la mantequilla derretida, las nueces y lo arándanos picados finos y el sirope de ágave o el azúcar. Mezclamos todo y cubrimos el fondo de un molde desmoldable ( yo la hice en un aro)apretamos un poco y reservamos en el frigo.


Batimos los yogures con el queso y el sirope de ágave o el azúcar y reservamos.

Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

Calentamos la leche en el microondas, añadimos la gelatina y removemos hasta que se disuelva.

Añadimos la gelatina a la crema de queso, mezclamos todo muy bien y dejamos reposar en el frigo 30 minutos.

Pasado el tiempo de refrigerado, sacamos la crema y la batimos con unas varillas, hasta monte ligeramente y esté cremosa y esponjosa.

La echamos sobre la base de galletas y dejamos en el frigo de un día para otro o un mínimo de 4 o 5 horas.

Pasamos un cuchillo por el borde para despegarla, añadimos la mermelada y desmoldamos.




¡Buen provecho!