jueves, 22 de febrero de 2018

Galletas de calabaza

Este fruto de otoño-invierno es maravilloso para cocinar. Dulce o salado, sofisticado o sencillo, casa bien en cualquier preparación, cocinada o cruda, con carne, pescado, legumbres o sola,  es  esencial en mi cocina. Su durabilidad  hace que cocine con ella no solo en otoño, alargo la temporada  a todo el invierno. Todavía me quedan varias de las que me regalaron en noviembre.

Ya he subido al blog algunas de las preparaciones que hago con ellas, desde el típico guisote de mi pueblo con calabaza y bacalao, garbanzos con calabaza, lasaña, menestra y una fritada típica de la Alpujarra y tres de mis cremas favoritas, la clásica, con setas y la asada. Y como no…en preparaciones dulces un delicioso bizcocho especiado  y estas galletas, que son adictivas.

Las cucharaditas son de las de café, no de postre.

Respeta el peso de los ingredientes, de eso depende la facilidad y el éxito de la receta.




Ingredientes para unas 30 galletas pequeñas

- 290 gr de harina floja.
- 170 gr de mantequilla.
- 125 gr de azúcar.
- 55 gr de puré de calabaza.
- ½   cucharadita de vainilla líquida.
- ¼ de cucharadita de canela en polvo.
- ¼ de cdt. de clavo molido.
- ¼ de cdt. de nuez moscada.
- Una pizca de sal.




Empezamos haciendo el puré de calabaza, para eso, la cortamos en trocitos y la cocemos en el microondas o en un cazo cubierta de agua. Una vez que esté blandita, unos 20 minutos, aunque dependerá de lo grandes que hagamos los trozos, la dejamos escurrir bien. Después la chafamos  con un tenedor y reservamos la pulpa dentro de un colador para que siga soltando agua. La dejamos enfriar antes de ponerla en la masa.

Ponemos en un bol la mantequilla  a punto de pomada, con el azúcar y batimos hasta que tengamos una crema suave.

Añadimos el puré de calabaza, la vainilla, canela, clavo, nuez moscada, la sal y batimos hasta integrar todo.

Incorporamos  la harina poco a poco, hasta que tengamos que amasar con las manos. No amasamos demasiado, lo justo para integrar los ingredientes.



Dejamos reposar en el frigo unos 20 minutos, para que la podamos manejar mejor,  si está  blanda la masa, será más difícil manejarla y  las galletas no nos saldrá tan bonitas.

Ponemos la masa entre dos papeles de horno o sulfurizado y la estiramos  con un rodillo hasta que tengan un grosor de ½ cm.

Las cortamos con un cortapastas y las ponemos en la bandeja del horno sobre papel  de hornear. Si tardamos en hacerlas es conveniente meterlas en el frigo antes de hornearlas.

Las metemos en el horno a 175ºC, previamente caliente, unos 20 minutos o hasta que veamos que los bordes empiezan a dorarse.



¡ Buen provecho !

sábado, 10 de febrero de 2018

Mi afición llevada a mi trabajo

¡Hola!, ya estoy aquí después del descanso navideño y vengo con noticias.

Ya el año pasado hice un pequeño avance del motivo que me tenía ocupada. 

Estaba inmersa en un proyecto, relacionado con la cocina que me ha ocupado algo mas de un año y  que apenas me ha dejado tiempo para nada. Pues bien, ha llegado el momento de hacerlo público..

Por si alguien todavía no lo sabe, trabajo en el Centro Penitenciario de Almería, soy Trabajadora Social. En el centro se desarrollan actividades diversas y aprovechando mi afición a la cocina, empecé  a madurar la idea de hacer algo que no se había hecho antes en el centro: hacer de la cocina una experiencia.




Hacer que los internos escribieran una receta de cocina con un significado especial para ellos, no la mas representativa de su país, sino significativa en su vida, recetas ligada a su niñez, a sus madres, abuelas, recuperando recetas casi olvidadas.

Que me escribieran o contaran, los recuerdos y las historias ligadas a esas recetas. Cada receta es una historia.
Y lo mas importante de todo, que ellos entraran en la cocina del centro , realizando y saboreando sus propias recetas, que les traían olores y sabores casi olvidados, quien les cocinaba, recuerdos de familia, celebraciones, en resumen de momentos felices vividos y que ahora privados de libertad cobran mayor valor.




Ha sido para los internos una experiencia llena de emociones, ilusión, agradecimiento, recuerdos, donde se derramó mas de una lágrima. A pesar de las diferencias culturales y religiosas, el respeto y la tolerancia, hizo que todo resultara sencillo.




No ha sido una experiencia fácil, he tenido algún que otro mal rato, porque no todo sale como piensas, ni la relación con los internos es siempre fácil, pero me quedo con   su cara de felicidad al terminar de cocinar, las historias que me contaban, sus lágrimas y sus besos. Para mi ha sido una experiencia inolvidable y maravillosa.




Este proyecto se va a plasmar en un libro que va a publicar la editorial Arraez, con  la financiación de Cosentino.

En el proyecto están participando restaurantes de Almería y su provincia, que están versionando  las recetas que ya hemos elaborado en el centro.




En el proyecto han participado internos de 10 nacionalidades,  hemos cocinado platos de Senegal, Nigeria, Polonia, Argentina, Lituania, Marruecos…..Platos sencillos,  humildes, importantes, con un denominador común, LA AÑORANZA.





El 21 de diciembre se hizo la presentación en los medios, hablando de esta experiencia, la presa digital, local y  la revista gastronómica a nivel nacional “ 7 caníbales”.

El libro se presentará en primavera con el título “ RECETARIO PARA LA LIBERTAD. PLATOS Y SABORES MULTICULTURALES”



Mis ayudantes: RAMÓN, DAVID, PEPE Y RAFAEL

Estos son los enlaces de la presentación en los diferentes medios de comunicación.

Noticia en Canal Sur Noticias- Almería:



jueves, 14 de diciembre de 2017

Croquetas de Navidad y FELIZ NAVIDAD desde Almería

En mi casa hay 3 platos que en noche buena no pueden faltar: estas croquetas, de ahí el nombre de croquetas de navidad, la fondue en pan payes y las crepes Alaska, los demás platos, pueden variar de unos años a otros, pero estos siempre nos acompañan en Noche Buena.
No dejan de ser  unos huevos rebozados en bechamel, pero en casa y sobre todo a mi hijo y mi sobrina Alba, les encantan. Solo las hago en navidad, por eso de que tengan una comida de la que no estén cansados y también por lo entretenidas que son.
Las puedes dejar hechas con antelación y solo freírlas un ratito antes de comer, a veces las frío  unas horas antes y las dejo en el horno a muy baja temperatura para que no se enfríen y así me dé tiempo a arreglarme para la cena en cuestión y una vez que estamos todos, solo sacar platos ya hechos.
Los ingredientes son orientativos, lo normal sería un huevo por persona, pero yo suelo hacer algunos más. Si los huevos son grandes los partiremos en 6 trozos en vez de 4.

Me despido de vosotros, deseando que tengáis unas FELICES NAVIDADES llenas de paz, amor y salud y que  el próximo año se cumplan todos vuestros deseos.

Plaza de la Catedral - Almería


Ingredientes para 4 personas (4 croquetas para cada uno)

-          6 huevos medianos ( 4 para cocer y 2 para el rebozado)
-          500 ml de leche.
-          2 cucharadas de  harina.
-          ½ cebolla.
-          Nuez moscada.
-          Sal y pimienta molida.
-          Aceite de oliva.
-          Harina para rebozar.
-          Pan rallado.




Ponemos a cocer los huevos en un cazo bien cubiertos con agua y un poco de sal. Los dejamos cocer 12 minutos desde que empiezan a hervir. Quitamos el agua y los refrescamos con agua fría, después los pelamos.
Para hacer la bechamel, ponemos en una sartén 4 cucharadas de aceite de oliva, ponemos la cebolla picada muy fina y sofreímos hasta que esté transparente, incorporamos  la harina, sofreímos un poco y añadimos la leche lentamente y sin parar de mover, para evitar que salgan grumos. Una vez integrada toda la leche, dejamos cocer la bechamel a fuego suave durante 10 minutos, moviendo para que no pegue. Salpimentamos y ponemos un poco de nuez moscada.




Partimos los huevos en 4 partes o en 6 si son grandes y rebozamos cada trozo en la bechamel. Los ponemos en un plato para que se enfríen. Dejamos reposar de un día para otro o por lo menos medio día. Una vez que se haya enfriado la bechamel los tapamos con film y dejamos en el frigo.
Pasamos cada trozo por harina, después por huevo y por último por pan rallado.
Freímos en una sartén con abundante aceite caliente, hasta que estén dorados.








¡Buen provecho!

jueves, 7 de diciembre de 2017

Nevaditos

Se acerca la hora de comprar mantecados, polvorones y turrones aunque los supermercados ya los tienen desde hace semanas, yo los compro un poco mas cercana la Navidad, aunque comprar, comprar…no diría yo eso, porque lo único que suelo comprar es alguna  tableta de turrón o  torta imperial, de mantecados nada de nada, solo me los como yo y poco por tradición y obligación. Así que es raro que los compre, pero si me gusta hacer  alguna que otra receta de turrón o mantecados.

Esta receta de mi amiga Chusa, es buenísima, mas fácil imposible y están ricos, riquísimos.





Ingredientes

- 250 gr de harina de repostería.
- 100 gr de manteca de cerdo  temperatura ambiente.
- 50 ml de vino blanco.
- 1 cucharada de azúcar.
- Una pizca de sal.
- Azúcar glass.
-125 gr de chocolate postres.
- Un poco de nata líquida.




Precalentamos el horno a 180ºC.

Ponemos la manteca en un bol con el azúcar. Si la manteca estuviera a punto de pomada mezclamos bien con el azúcar, pero ahora en invierno es difícil que esté blanda, asi que no nos quedará otra que amasar con las manos y la manteca se ablandará. Cuando esté blanda y bien mezclada con el azúcar, incorporamos el vino poco a poco y después la harina. Trabajamos la masa hasta esté flexible y suave.

Tapamos con films y dejamos reposar en el frigo unos 10 minutos. Si en tu cocina hace frio lo mismo no es necesario.



Estiramos la masa con un rodillo hasta dejarla de 1 ½ cm de grosor. Con un cortapastas o con un vaso pequeño, cortamos la masa y la ponemos en la bandeja del horno sobre papel sulfurizado. La masa sobrante la volvemos a amasar y a cortar.

Ponemos en el horno unos 20 o 30 minutos, ya sabéis que cada horno es un mundo, hasta que veamos que empiezan a coger color.

Al tacto debe de estar duro.

Cuando hayan enfriado un poco espolvoreamos o rebozamos con azúcar glas la mitad y  la otra mitad la bañamos con chocolate fundido con un poquito de nata, dejamos escurrir sobre papel de horno hasta que se enfríe el chocolate.




¡Buen provecho!

jueves, 30 de noviembre de 2017

Piel de naranja con chocolate

Como todos los años ya empezáis  a pedirme un menú para Navidad, menú que ya tenía pensado...pero este año mi salud me está pidiendo a gritos un descanso y me voy a tomar las vacaciones de Navidad antes de tiempo. 
Siento muchísimo no poder cumplir las expectativas, que había pensado.

Voy a subir tres recetas que ya tenía del año pasado y al final de ésta os pongo los enlaces de los menús de otros años.

En mi página de facebook seguiré subiendo las recetas de años anteriores.
https://www.facebook.com/Maricacharros-956190041070836/





Naranjas y chocolate, una combinación perfecta.

Esta dulcería tiene muchas ventajas, la puedes preparar con bastante tiempo, que metidas en un recipiente en un lugar fresco, aguantan bastante, si en casa no hay muchos golosos,ja,ja,ja. Te las puedes llevar a cualquier sitio sin problema de que se rompan. Son una delicia con un café o un té, es un dulce perfecto para tenerlo en casa en Navidad.

Hay muchas formas de confitar la naranja, cambiando el agua varias veces para que no amaguen, sin cambiar el agua y dejándolas cocer 1 hora a fuego suave… yo no les doy tanta cocción, me gustan que sepan mas a naranja que a azúcar y las dejo al dente. Para guardarlas tiempo, debes cocerlas más tiempo, aunque en el frigo no hay problema para conservarlas.

En el blog encontraras la otra receta de naranjas caramelizadas y naranjas escarchadas.


Ingredientes

-      3 naranjas.
-      250 ml de agua.
-      200 gr de azúcar.
-      100 gr de chocolate para postres o chocolate negro.


Lavamos bien las naranjas. Las cortamos en gajos y retiramos la pulpa.
Cortamos la piel en tiras de ½ cm.

Las ponemos en un cazo cubiertas de agua, cuando empiece a hervir las cocemos 5 minutos, retiramos el agua y dejamos escurrir.

En el cazo ponemos el agua y el azúcar y cuando empiece a hervir incorporamos las tiras de naranja y  cocemos a fuego suave unos 15 o 20 minutos, dependerá de lo confitadas que te gusten, yo las dejo poco tiempo, no me gustan demasiado dulces. Dejamos que se enfríen en el almíbar.

Una vez frías, las sacamos y dejamos secar 1 hora antes de bañarlas con el chocolate.

Derretir el chocolate al baño de maría.


Introducimos las tiras de naranja en el chocolate y las dejamos secar sobre papel de horno. Las podemos bañar enteras, con ayuda de unas pinzas o como yo las he hecho, dejando un trocito sin bañar.

Dejar secar el chocolate y meter en el frigo un ratito para que se endurezca.







En esta entrada encontrareis los menús de los años 2011 hasta 2014
http://maricacharros.blogspot.com.es/2015/12/trufas-de-castanas.html

En diciembre de 2016  tenéis un menú completo.

¡Buen provecho!


jueves, 23 de noviembre de 2017

Hojaldre de setas y cebolla caramelizada

Este año va a ser difícil encontrar setas silvestres, no ha caído ni gota de agua y están los montes sequísimos, vas andando y cruje el suelo, no hay nada de humedad. Da pena andar por el bosque, los barrancos donde otros años había un pequeño riachuelo, ahora solo queda el suelo seco, donde puedes imaginar que en otro momento por ahí pasó agua,  a pesar de todo esto, no vamos a dejar de hacer esta deliciosa receta, que la podemos hacer  con setas congeladas, deshidratadas o con setas de cultivo.

Dependiendo del tamaño de tu hojaldre, puede que necesites más cebolla o más queso, pero no la recargues mucho, con una capa fina es suficiente.





Ingredientes

- Una masa de hojaldre.
- 350 gr de setas.
- 6 cucharadas de cebolla caramelizada.
- 70 gr de queso enmental o parmesano.
- 60 gr de mozarella rallada.
- Tomillo, orégano y pimienta negra molida.
- Aceite de oliva.
- sal.





Precalentamos el horno a 200ºC.
Limpiamos y troceamos las setas. En una sartén con un poco de aceite de oliva, las salteamos, si soltaran agua las dejamos hasta que se consuma. Añadimos sal, pimienta y un poco de tomillo.
Extiende el hojaldre sobre papel vegetal, en una bandeja de horno. Yo la he hecho en un molde con paredes, pero no es necesario, la puedes hacer plana.




Cubre el fondo con la cebolla caramelizada, sin llegar a los bordes ( si vas a poner el hojaldre plano) sobre la cebolla ponemos las setas y sobre estas el parmesano o enmental y terminamos con la mozarella.
Horneamos unos 20 minutos, hasta que los bordes estén dorados y el queso gratinado.
Retiramos del horno y espolvoreamos con orégano.



¡Buen provecho!

jueves, 16 de noviembre de 2017

Crema de calabaza asada

Soy bastante fans de la calabaza y me gusta tanto en preparaciones dulces como saldadas. Aunque en las saladas tengo mis gustos y prefiero los guisos potentes de sabor, donde la calabaza pierda ese sabor dulzón, que prefiero en las recetas dulces.

En el blog encontrareis dos recetas de crema de calabaza, esta es la tercera.
La primera es  más suave, donde se aprecia bien el sabor suave y dulce de la calabaza. En la segunda ese sabor lo tapamos con el sofrito de setas y en esta receta, la calabaza asada le da un toque especial a la crema,  no lleva patatas y apenas hortalizas, es una crema de pura calabaza.



En casa ha habido diferentes opiniones, a mí  me ha gustado, así que os la dejo, para que la probéis.
Los ingredientes los puedes variar en función de si quieres la crema más clara o más espesa, tipo puré, poniendo más calabaza o más caldo.

La receta es de Gordon Ramsay



Ingredientes para 4 personas

- ½ calabaza mediana (algo menos de 1kg).
- 1 diente de ajo.
- ½  cebolla morada.
- Sal.
- Pimienta.
- Cilantro o perejil.
- una pizca de cominos.
- Caldo de pollo aprox. 1 litro.
- Aceite de oliva.



Partimos la calabaza por la mitad, le quitamos las semillas y usamos solo una parte. En el hueco ponemos el ajo chafado y la cebolla en cuartos. Espolvoreamos sal, pimienta, cominos machacados y el cilantro. Rociamos un poco de aceite de oliva.

Ponemos en el horno a 180ºC aproximadamente 1 hora o hasta que estén blandita.


Con ayuda de una cuchara retiramos la pulpa de la calabaza y ponemos en el vaso de la batidora con el ajo y  la cebolla asada. Trituramos y vamos añadiendo caldo de pollo hasta que tenga la textura que más nos guste, de crema o de puré.

Servir con semillas de girasol, calabaza u otros frutos secos.





¡Buen provecho!