lunes, 10 de junio de 2013

Hinojos gratinados


Cuando me regalaron esta verdura, no tenía ni idea de cómo cocinarla. Yo había comido hinojos, pero sólo los tallos, ya que son muy típicos en la zona de Almería, la olla de trigo con hinojos, los gurullos con hinojos o incluso ponerlos en el cocido, pero los bulbos de hinojos no tenía ni idea del sabor que tendrían. Me puse a buscar en viejos recetarios y haciendo alguna pequeña modificación salieron estos hinojos gratinados, que nos dejaron gratamente sorprendidos en casa. Tienen un sabor muy suave y agradable y además un perfume delicioso.
Ahora empieza la temporada y aunque no es una verdura muy usual, se encuentra fácilmente en las grandes superficies. No dudes en probarla porque a parte de sus propiedades medicinales, tiene un valor nutricional interesante. El potasio es el mineral que más abunda en su composición y es beneficioso para el sistema nervioso y para una buena actividad muscular, además es rico en hierro, hidratos de carbono y fibra, lo que lo hace muy recomendable en dietas de control de peso.
De esta planta aromática se aprovecha todo, su bulbo como verdura u hortaliza, los tallos para aromatizar guisos y ensaladas y sus semillas son imprescindibles en la repostería; además favorecen la digestión tomadas en infusión, quien no se tomado una manzanilla con anís, o se las ha dado a su bebé para que expulsara esos molestos gases.
En definitiva una planta desconocida pero muy rica e interesante.




Ingredientes para 4 personas

-         4 bulbos de hinojo si son grandes o el doble si son pequeños.
-         150 gr de jamón serrano.
-         2 cucharadas de harina.
-         ½ litro de leche.
-         Queso rallado para espolvorear.
-         Sal.
-         Pimienta.
-         4 cucharadas de aceite de oliva.

Ponemos una olla con agua y sal a calentar. Mientras limpiamos los hinojos, quitándoles la primera capa que suele estar un poco más dura y estropeada, y le quitamos las hojas, que las podemos guardar para una ensalada. Partimos cada bulbo en cuatro trozos; si nuestros hinojos son pequeños sólo los partimos por la mitad. Los ponemos en el agua hirviendo y los cocemos unos 15 o hasta que estén tiernos, esto dependerá del tamaño en que hayamos hecho los trozos. Una vez cocidos los dejamos escurrir.
En una sartén ponemos el aceite de oliva, añadimos el jamón serrano en trocitos y sofreímos a fuego medio unos minutos, añadimos la harina, le damos unas vueltas para integrarla con el aceite e incorporamos la leche fría poco a poco y sin dejar de mover, hasta que tengamos una salsa sin grumos, dejamos hervir 8 o 10 minutos, moviendo frecuentemente (si se pone muy espesa le añadimos un poco más de leche). Salpimentamos.
En una fuente de horno ponemos los trozos de hinojo y los cubrimos con la bechamel. Espolvoreamos con queso rallado y gratinamos.



¡ Buen provecho !

2 comentarios:

  1. Una receta muy curiosa, los hinojos los he probado en el cocido y me gustan. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa, qué receta tan original y mira que a mi los gratinados me fascinan, te quedaron geniales!
    Un besito

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita, por tu tiempo y sobre todo gracias por tus comentarios. Me gusta leer tus palabras, me animan a seguir adelante.
No participo en cadenas de premios, el mejor premio es tu visita y tus comentarios. Gracias por pensar en mi y gracias por estar ahí.
Si quieres contactar conmigo aquí tienes mi correo, te responderé encantada mafefa63@gmail.com