jueves, 20 de septiembre de 2018

Cuadrados de mantequilla de cacahuete


Aunque han bajado un poco las temperaturas, no es lo suficiente, como para apetecer encender el horno por gusto, teniendo recetas fáciles y ricas con poco esfuerzo.

Estos bocaditos de cacahuete son un claro ejemplo.

La mantequilla de cacahuete es poco consumida en nuestro país, es más propia de los gustos americanos e ingleses. A mí personalmente no me gusta en sándwich como ellos se la toman, pero en postres sí  me gusta utilizarla.

Yo suelo hacer la mitad de los ingredientes y salen bastantes cuadritos, aunque he de decir que los hago bastante pequeños.

La mantequilla de cacahuete la podemos encontrar con trocitos o fina.  Yo la prefiero con trocitos. Cuando los hago con crema de cacahuete de mercadonna, que es muy fina, le pongo un puñadito de cacahuetes fritos y salados, triturados gruesos, porque me gusta encontrarme trocitos.

La receta es de Lorraine Pascale.




Ingredientes

( yo hago la mitad de estos ingredientes y salen los que veis en la foto)

- 150 gr de mantequilla.
- 100 gr de chocolate negro.
- 10 gr de chocolate con leche.
- 250 gr de galletas digestive.
- 200 gr de azúcar moreno.
- 300 gr de mantequilla o crema de cacahuete.
 - 1 cucharadita de extracto de vainilla.




Trituramos las galletas con el azúcar y las ponemos en un bol.

Derretir la mantequilla,  añadimos a las galletas, con la vainilla y la crema de cacahuete, que estará a temperatura ambiente. Mezclamos, hasta que estén bien integrados todos los ingredientes.

Forramos un molde cuadrado con papel de hornear, vertemos la mezcla y la apretamos muy bien con ayuda de una cuchara, dejando la superficie muy lisa.



Derretimos los chocolates con una cucharadita de mantequilla, vertemos sobre las galletas, alisamos y dejamos reposar en el frigo 1 hora o mas.

Desmoldar y cortar en cuadritos con un cuchillo de sierra.



¡Buen provecho!

jueves, 13 de septiembre de 2018

Flores de calabaza rellenas de requesón y albahaca


No he sido nunca defensora de la calabaza, pero he de reconocer que mis gustos han cambiado y cuanto más leo y practico con ella en mi cocina, mas me enamora.

Desde las recetas más típicas y tradicionales, de guisos, potajes, cremas,  a otras más elaboradas como lasañas, postres y tartas, a las recetas más vanguardistas, ensaladas de calabaza cruda, en escabeche, humus, flores rellenas y un sinfín de platos cual de todos más rico.

Pero si me tengo que quedar con uno, elijo los tallos, que nadan tienen que ver con el sabor a calabaza, pero es una verdura desconocida y que no he conseguido leer nada sobre ellos. En las próximas semanas subiré una receta, antes de que la planta se agote.



Pero hoy nos toca la parte más bonita de la calabaza, sus flores. Su vida es corta y hay que tratarlas con sumo cuidado. Yo las corté de la planta y las rellené inmediatamente, pero es posible que el en frigo aguanten por los menos un día. En la planta solo aguantan un día escaso.

Quizás no sea la mejor forma de comérselas para aprovechar su potencial nutritivo, que sería crudas en ensaladas. Pero estas flores aguantan que las maltratemos un poco y las cocinemos, haciéndolas menos saludables pero más sabrosas, fritas, salteadas o rellenas.



La receta me ha gustado mucho, si bien he de decir que no es un plato lleno de sabor, pues tanto las flores como los tallos, nada tienen que ver con el sabor a calabaza, todo lo contrario, tienen un sabor suave y delicado.

Para hacer el plato más sabroso, el pesto de pimientos rojos le queda perfecto y lo puedes usar en otras preparaciones.

También  podemos rellenar flores de calabacín.

La receta es de Anna Olson.



Ingredientes para 4 personas

- 8 flores de calabaza.
- 250 gr de requesón.
- 2 dientes de ajo.
- 3 cucharadas de parmesano rallado.
- 2 cucharadas de albahaca picada.
- Ralladura de 1 limón.
- Pimienta.
- Sal.
- Harina para rebozar.
- 1 huevo.
- Aceite de oliva para freir.





Para el pesto de pimientos

- 2 pimientos rojos asados.
- 1 cucharada de piñones.
- 1 diente de ajo.
- 2 cucharadas de parmesano rallado.
- Sal.
- Aceite de oliva.




Comenzamos haciendo el pesto, para ellos ponemos en el vaso de la batidora los pimientos asados, los piñones, el ajo, sal y el parmesano, trituramos todo y después añadimos aceite de oliva poco a poco hasta que tenga la consistencia que nos guste.

Para hacer el relleno ponemos  en un bol el requesón, los ajos muy picados, el parmesano rallado, la albahaca picada, la ralladura del limón, sal y pimienta, mezclamos todo bien y reservamos.





Le quitamos a las flores de calabaza el pistilo y el tronco. Con ayuda de una cucharita de café, las rellenamos con la farsa de requesón.



Ponemos en el fuego una sartén con aceite de oliva suficiente para cubrir las flores.


Ponemos en un plato varias cucharadas de harina, un poco de sal y pimienta, rebozamos las flores primero en la harina y después en el huevo batido. Cuando el aceite esté caliente echamos las flores y las dejamos dorar dándole la vuelta.



¡Buen provecho!

jueves, 6 de septiembre de 2018

Lomos de besugo con tapenade y ensalada


En esta entrada volvemos a ver dos recetas, la del pescado y la del paté de aceitunas o tapenade.

La tapenade es un aperitivo de origen francés,  típica de la Provenza, que consisten en machacar aceitunas negras, con anchoas, alcaparras, ajo y aceite de oliva, aunque también se puede hacer con aceitunas verdes. Es un aperitivo ideal para untar en tostas o para dipear con cualquier tipo de pan o palitos salados.

Esta receta la puedes hacer con merluza, dorada o cualquier otro pescado, solo  tienes que tener la precaución de quitar todas las espinas, una vez que saques los lomos, tendrás que quitar las espinas centrales con unas pinzas. Este trabajo es fundamental en esta receta, ya que al comerlo como si fuera una tosta, nos interesa que no tenga ninguna raspa y nos lo comamos con tranquilidad.

En el caso de los borazos o besugos, yo no le quito la piel ni las escamas. Una vez que los haces a la plancha, la piel le sale sola y así evitamos que no se nos rompan en la plancha.

Es un bocado delicioso, lleno de contrastes de sabor, que casan a la perfección.




Ingredientes para 4 personas

-          4 borazos de ración.
-          1 cebolla tierna o cebolla roja.
-          2 tomates de ensalada.
-          Unas ramitas de perejil.
-          Aceite de oliva.
-          Sal.
-          8 rodajas de pan tostado.




Para la tapenade:

-          1 lata de aceitunas negras sin hueso.
-          2 filetes de anchoa.
-          Una cuchadita de alcaparras.
-          1 diente de ajo.
-          Aceite de oliva.




Comenzamos haciendo la tapenade. Escurrimos las aceitunas y las ponemos en el vaso de la batidora o robot de cocina, añadimos los filetes de anchoa, las alcaparras y el ajo. Trituramos  añadiendo una chorrito de aceite de oliva hasta que tengamos una pasta más o menos gruesa, según nos guste y con una consistencia  cremosa, que se puede untar con facilidad.

Sacamos los filetes del pescado y retiramos todas las espinas.

Para hacer la ensalada, picamos en dados pequeños los tomates y la cebolla en juliana fina. Aliñamos con sal y aceite de oliva y añadimos el perejil  picado.

En una plancha ponemos unas gotas de aceite de oliva, y cuando estén bien caliente ponemos los filetes de pescado, primero por la parte de la piel, cuando estén a nuestro gusto le damos la vuelta, no hacerlos demasiado, pues el pescado se pone seco. Retiramos la piel.

Untamos cada tostada con tapenade, ponemos el filete de pescado y  sobre éste la ensalada.




¡Buen provecho!

jueves, 30 de agosto de 2018

Chocotorta Argentina


Si  te gustan mucho los dulces, tienes poco tiempo y no te apetece encender el horno…aquí tienes tu postre, sencillo y resultón.

Esta tarta se hace con unas galletas de chocolate, típicas argentinas, las chocolinas. Si no las puedes conseguir, las más parecidas son las tostarica oceanix.

La receta es del blog Corazón de Caramelo y lo hacen con  queso crema. Yo la he hecho  dos veces, una con philadelphia  y otra con  mascarpone y me gusta más con este último.

La receta dice dulce de leche repostero (que es más espeso) pero con el normal sale mejor, pues si está muy duro cuesta extenderlo sobre las galletas y estas se rompen.

Yo puse  la misma cantidad de queso que de dulce de leche.




Ingredientes

- 2 paquetes de galletas chocolinas argentinas ( En España sustituir por Tostarica Oceanix)
- 600 gr de queso crema philadelphia ( a mi me gusta mas con mascarpone).
- 500 gr de dulce de leche.
- 2 cucharadas de café soluble.
- 200 ml de agua caliente.
- 60 gr de chocolate para decorar.






Batimos con unas varillas eléctricas el queso y el dulce de leche, hasta que tengamos una crema lisa y homogénea.
Disolvemos el café en el agua caliente y lo echamos en un tazón donde entren las galletas.
Sumergimos las galletas en el café unos 3 o 4 segundos.
En un molde cuadrado o rectangular, forrado con film de cocina, vamos colocando capas de galletas, sin que quede hueco entre ellas y capas de relleno. Asi hasta terminar con el relleno.
También la podemos hacer sin molde, montando galletas y capas de crema directamente sobre el plato de servir.




Terminamos la tarta con una capa de crema por arriba o por todo el pastel.
Decorar con virutas de chocolate.
Refrigerar una noche antes de comerla.





¡Buen provecho!

jueves, 9 de agosto de 2018

Rollitos de berenjena rellenos de pisto


Temporada de verduras maravillosas, como las berenjenas. Se adaptan a cualquier plato, ya sea para picar, entrante o principal y combinan bien con infinidad de productos.

En este caso he hecho rollitos, pero puedes hacerla tipo lasaña. Los he rellenado de pisto y atún, pero con marisco o un poco de pollo están deliciosas.

No lo dudes y come berenjenas,  tienen mucha agua y por lo tanto son  poco calóricas, son ricas en fibra, gran cantidad de sustancias antioxidantes  y contienen serotonina, una hormona imprescindible para nuestro estado de ánimo, entre otras cosas.




Ingredientes para 4 personas

- 3 o 4 berenjenas.
- 2 latas de atún pequeñas o 200 gr de gambas peladas.
- 1 calabacín pequeño.
- 2 pimientos, un verde y un rojo.
- 1cebolla.
- 3 o 4 tomates maduros o una lata pequeña de tomate natural triturado.
-Aceite de oliva.
- Sal.
- 2 cucharadas de harina.
- 2 vasos de leche.
- Un poco de queso rallado.




Las berenjenas las pelamos o no, como mas te gusten. Le quitamos las parte de las hojas y cortamos una primera rodaja mas gruesa, de arriba hacia abajo. Las demás las hacemos finas con una mandolina. Guardamos lo restos, para el relleno.
Ponemos las rodajas en un bol con agua y sal.

Troceamos  el resto de verduras, la cebolla, el calabacin, los pimientos, los tomates y los restos de las berenjenas.

En una sartén con un poco de aceite de oliva, hacemos el pisto para el relleno. Primero pochamos la cebolla, después añadimos los pimientos y cuando estén un poco hechos incorporamos el calabacín y los restos de las berenjenas.  Cuando tengamos todas las verduras bien pochadas, añadimos los tomates y dejamos cocinar todos unos 20 o 25 minutos. Rectificamos de sal.

Le ponemos el atún escurrido y reservamos. Si le vamos a poner gambas peladas, se las ponemos un  minuto antes de apartar el pisto y se terminar de cocer con el calor.




Escurrimos las rodajas de berenjena con papel de cocina o con un paño. Y las cocinamos como mas nos guste, o pasarlas por agua caliente un minuto y después las escurrimos, o las pasamos por una sartén con un poco de aceite  y las dejamos sobre papel para que absorba el aceite sobrante o las hacemos a la plancha. El caso es cocinarlas un poco para que estén blanditas y poder enrollarlas.

Sobre cada rodaja de berenjena ponemos una cucharadita de pisto y enrollamos. Colocamos los rollitos en una fuente de horno.

Hacemos la bechamel, en una sartén con 4 cucharadas de aceite y las dos de harina, sofreímos un poco y vamos incorporando la leche poco a poco, hasta que no tenga grumos, dejamos cocinar 10 minutos, añadimos sal y un poco de pimienta y vertemos sobre los rollitos.

Cubrimos con un poco de queso rallado y gratinamos  hasta que  estén dorados.




¡Buen provecho!

jueves, 2 de agosto de 2018

Espaguetis al pesto


La cocina italiana al igual que la española, son cocinas mediterráneas, donde empleamos  productos frescos y de temporada. Hablando de temporada las  albahacas que tengo en mi jardín están espectaculares, tanto la de adorno como la de cocinar o albahaca genovesa.

Para hacer esta tradicional y rica salsa italiana se puede usar cualquier albahaca pero la genovesa o gigante es perfecta, sus hojas son mas gruesas y por lo tanto tienen mas jugo.

El autentico pesto se ha hecho siempre con piñones, pero  los podemos cambiar por almendras o avellanas, o mezclar otros frutos secos.

El queso es también un ingrediente importante en esta salsa, utiliza queso parmesano bueno, no de ese que viene en polvo, sino, un buen trozo para rallarlo nosotros.

Con las nuevas investigaciones en la cocina, podemos encontrar pesto de espinacas, de perejil o incluso de pimientos asados.





Ingredientes para 4 personas

- 400 gr de espaguetis.
- 2 cucharadas soperas de piñones.
- 4 cucharadas soperas de queso parmesano rallado.
- Un buen puñado de albahaca de hojas gigantes.
- 2 dientes de ajo.
- Aceite de oliva, unos 100 ml.
- Sal.




Ponemos en el vaso de la batidora todos los ingredientes del pesto menos el aceite, una vez tengamos una pasta verde, vamos incorporando poco a poco el aceite de oliva, si vemos que le cuesta integrarse, dejamos de echar. Dependiendo de la consistencia que tenga y la que te guste para mezclar con la pasta, le podemos poner un poco de agua, para aligerarla un poco. Probamos y rectificamos de sal o del ingrediente que le falte.

Cocemos la pasta como indique el fabricante y la dejamos al dente o a nuestro gusto.

Servimos la pasta caliente con la salsa.





¡Buen provecho!

jueves, 26 de julio de 2018

Tarta de limón


Esta tarta es fantástica, me ha sacado de más de un apuro. Cuando he tenido que hacer un postre rápidamente o cuando  apenas tenía ingredientes en casa, recurro a ella. Se hace en un momento y sus ingredientes son fáciles  de tener en casa.

Es una tarta cremosa y fresca a la vez, que a pesar de llevar leche condensada, el zumo de limón y la nata le contrarrestan tanto dulzor.



El origen de esta tarta se remonta a muchos años atrás, recuerdo que trajo la receta a casa mi cuñado y con el paso del tiempo y de hacer muchas veces la receta original, yo he cambiado la base. Inicialmente a el le dieron la receta poniendo una base de galletas digestive mojadas en leche, pero a mi no me gustó nada esas galletas blandas en la base y le pongo las galletas con mantequilla como cualquier otra base de tarta.

Esta tarta yo no suelo decorarla, no le hace falta, pero en esta ocasión si lo hice.



Ingredientes para un molde de 23 cm desmoldable

-      230 gr de galletas ( digestive o cualquier otra).
-      80 gr de mantequilla fundida.
-      1 brik de nata para montar ( 35% MG).
-      250 ml  de zumo de limón.
-      1 lata grande de leche condensada.

Para la decoración (opcional)

-      La piel de 1 limón.
-      3 cucharadas de azúcar.



Comenzamos triturando las galletas y mezclándolas con la mantequilla fundida. Con ellas forramos el molde y con el revés de una cuchara las aplanamos bien, procurando que los bordes queden bien sellados. Reservamos.

En el vaso de la batidora ponemos la nata, el zumo de limón  y la leche condensada que no  la ponemos entera, dejamos 2 dedos de leche en la lata y trituramos todo.
 Echamos esta mezcla sobre las galletas y dejamos varias horas en el frigorífico.

Para la decoración, sacamos la piel de un limón, pero solo la parte amarilla, la hacemos tiras finas y la ponemos en un cazo con un poco de agua, cuando hierva, retiramos ese agua y volvemos a cubrir con otra agua y el azúcar. Dejamos hervir a fuego lento unos 25 minutos, si le faltara agua le añadimos un poco. Debe quedar un almíbar no demasiado espeso.



¡Buen provecho!